Una de cada tres mujeres muere en el mundo como consecuencia de enfermedades cardiovasculares, por lo que los especialistas destacaron la importancia de realizar chequeos de manera temprana y no desatender los principales síntomas. En las mujeres, el número de muertes por enfermedades cardiovasculares duplica a las del cáncer, según estadísticas del 2008 del Ministerio de Salud.
Un alto porcentaje de estos eventos cardíacos pueden prevenirse si la mujer toma acertadas decisiones para cuidar su corazón, como llevar adelante una dieta saludable, realizar ejercicio, dejar de lado el cigarrillo.
Por tal motivo, María Cristina La Bruna, coordinadora de Psicopatología del Instituto Cardiovascular Buenos Aires (ICBA), destacó la importancia de ‘realizar chequeos y controles‘, y remarcó que ‘las mujeres escuchen a su cuerpo y puedan prevenir de manera primaria, una enfermedad que produce en la mujer más muertes que el cáncer, aunque se crea lo contrario‘.
‘La realidad nos muestra como síntoma social e individual que la prevención primaria y secundaria de la enfermedad cardiovascular por parte de la mujer no se la considera como se debiera. Por lo tanto es necesario abrir un espacio de reflexión acerca de la respuesta de la mujer con respecto a las intervenciones vinculadas a la prevención y tratamiento de la enfermedad cardiovascular‘, señaló La Bruna.
La especialista advirtió que ‘esta contradicción entre la información que recibe y los hechos, está vinculada con variables psicológicas, sociales, económicas y culturales que no promueven la salud como ‘el estado de bienestar psíquico, físico y social‘, sino que lamentablemente la relacionan con el éxito alcanzado a través de logros estéticos cuando no económicos‘.
‘Basta con informarnos de los objetivos de muchas mujeres que asisten a los gimnasios; analizar la publicidad donde la mujer se transforma en objeto; enterarnos del alto índice de consumo de tabaco, alcohol, drogas; conocer la conducta alimentaria de las jóvenes o la falta de adherencia a los tratamientos médicos para fundamentar esta paradoja‘, añadió.
La Bruna destacó que ‘se ha transitado de la alienación de pensar el cuerpo de la mujer como reproductor a la alienación de un cuerpo donde se estimula el borramiento del paso del tiempo, erotizado permanentemente a expensas del deseo del otro‘.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...