“Estamos reventados. No damos más”, le dijeron ayer a El Tribuno los médicos de Emergencias Pediátricas del hospital Materno Infantil, cuando tras un inconveniente con la mamá de un chico, este matutino concurrió a ver qué ocurría.
“La médica que lo anotó dijo que era leve y que esperen, pero la señora reclamó porque consideró que ya había pasado mucho tiempo”, explicó otra mamá.
 

“Servicio en crisis”

La gente de la guardia recordó que, tal como lo dice su nombre, ése es un servicio para urgencias y emergencias. “A los chicos graves se los atiende enseguida y a los moderados, con prioridad. Los leves tienen que esperar”, dijeron. También recordaron que para las consultas de rutina el hospital tiene consultorios externos y para toda la capital hay más de 60 salitas barriales.
De cualquier modo, aclararon que la crisis que vive la guardia tiene varias razones. Una de ellas es que sus recursos son para una atención promedio de 220 chicos por día, “y desde hace más de una semana venimos con una sobredemanda de alrededor de 400, y con todas las camas siempre llenas”.
La causa principal de este aumento de atención es el brote de bronquiolitis por el virus sincicial.
 

Otra razón es la falta de médicos, tanto para la guardia como en consultorios externos, servicio este último que “funciona a medias. Atiende entre 50 a 60 chicos en total, de 8 a 14. Por la tarde, de 14 a 20, hay solo un pediatra, que ve 20 niños, y más no puede tampoco. Todo el resto de la demanda para consultorios externos la derivan a la guardia”.
La situación se complicó cuando el miércoles último, alrededor de las 22, un padre que quería atención inmediata le quiso pegar a una médica. Como intervinieron otras personas (empleados y padres, a favor y en contra) en el incidente rompieron vidrios y una puerta. Los ánimos sólo se calmaron cuando llegó el 911, llamado por la gente de seguridad.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...