Gerardo Rafael Alvarez (50) denunció en la Dirección General de Seguridad de la Policía de Salta que su hijo menor, de 17 años, fue detenido injustamente y sufrió un intento de abuso sexual por parte de efectivos pertenecientes a la base operativa de Infantería del barrio Norte Grande. Los hechos, según Alvarez, se desencadenaron la madrugada de ayer en una vivienda ubicada en Felipe Varela 1391.

“Nosotros conformamos un grupo de cumbia, Alta Gira. Fuimos a tocar a una fiesta de cumpleaños en el barrio 26 de Marzo. Regresamos a las 5, bajamos las cosas para guardarlas y nos quedamos para conversar sobre el show. Eramos cinco amigos. En un momento vimos que venía Infantería, entonces nos metimos adentro porque siempre nos ordenan que nos retiremos, pero un policía nos siguió y empezó a gritarnos. Yo le dije: "­Amigo, disculpame, pero estamos en mi casa', entonces se enfureció y me arrojó gas pimienta en la cara. Después comenzó una lluvia de balas de goma”, relató Claudio Alvarez (23), el hermano del adolescente detenido. “Entraron a la casa, arrancaron una puerta, tiraron un televisor. Mi hermano de 17 años, desesperado, buscó protegerse en el fondo, pero quedó a la deriva, solo, y lo agarraron de los pelos, lo subieron a la camioneta de Infantería y lo llevaron detenido a la comisaría 10”, aseguró el joven. En tanto, el padre del menor contó que “ fuimos a la dependencia para pedir que lo dejaran en libertad y escuchamos cuando le estaban tomando declaración. Estaba llorando, tenía una crisis de nervios y me dijo: "Papá, los policías de Infantería me quisieron violar, me rompieron el pantalón y querían que les hiciera sexo oral a todos'. Mi hijo me abrazó fuerte y me suplicó: "Papá, por favor, no me dejes porque me quieren violar'. Estaba traumado. Y tenemos pruebas porque lo grabamos con un celular. Un policía nos dejó filmarlo porque estaba indignado por lo que estaba pasando”. Según la denuncia, al adolescente le cortaron el cabello con un cuchillo y también el pantalón con intenciones de abuso. El menor se resistió por lo que fue agredido físicamente y presenta lesiones visibles en el rostro y en las piernas. Permanece alojado en el Centro de Menores en Conflicto con la Ley de Castañares. “No puedo comprender tanta maldad. Tengo mucha bronca. No me quisieron recibir la denuncia en la comisaría 10, tampoco en la primera. Recién en la Central de Policía me atendieron. Le conté todo a un jefe y me dijo: "A esos policías los tenemos que correr. Están trabajando mal. Que le quieran hacer eso es una cosa de locos'”.

Piden la detención de los infantes

 El abogado defensor de la familia del chico supuestamente agredido por los policías de Infantería, Santiago Pedroza, manifestó a El Tribuno: “El lunes voy a solicitar la inmediata suspensión preventiva de todos los que actuaron en ese procedimiento, quienes deben estar identificados en el libro de guardia. Voy a pedir también su inmediata detención porque se les ha radicado una denuncia por el delito de tentativa de abuso sexual agravado. Esto es gravísimo porque son funcionarios públicos. Por ende, vamos a solicitar su inmediata suspensión de la actividad policial hasta que se aclare cuáles han sido sus conductas. Ellos, aparentemente, han cometido un delito penal no excarcelable.
El menor tiene 17 años, no presenta antecedentes y está detenido. Psicológicamente está traumado, devastado y el daño es irreversible”, concluyó el letrado.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...