En las últimas actividades de los argentinos en Londres, ayer la dupla compuesta por Miguel Correa y Rubén Rézola se ubicó quinta en la final de la prueba K2 200 metros de canotaje que se corrió en las aguas de la subsede de Eton Dorney.
Los argentinos, que habían asegurado su diploma olímpico por haber accedido a la final de la categoría, registraron un tiempo de 35seg. 271/1000, casi un segundo y medio más que los rusos Yury Postrigay y Alexander Dyachenko, quienes cronometraron 33seg.507/1000.
Como se esperaba, no hubo sorpresas en la ventosa mañana de Eton Dorney y la medalla dorada fue para los rusos favoritos, quienes el viernes (en la clasificación) habían dado muestras de su poderío con un nuevo récord olímpico (32s.051/1000).
La presea de plata quedó en poder de los bielorrusos Raman Piatrushenka y Vadzim Makhneu, mientras que el bronce fue para el binomio británico compuesto por Liam Heath y Jon Schofield.
El cuarto puesto quedó para los franceses Arnaud Hybois y Sebastien Jouve, luego se ubicaron los argentinos. La dupla albiceleste, que puso por primera vez al canotaje argentino en una final olímpica, debutó en Londres en la serie B de primera ronda con un tercer puesto, detrás de los binomios de Bielorrusia y Gran Bretaña.
“Estuvimos cerca de la medalla y me queda esa espina, aunque igual estoy satisfecho con todo lo que hicimos en los Juegos”, subrayó Correa, quien también había competido en Beijng 2008.
“Estamos muy contentos y satisfechos por el resultado y por haber dejado todo, que es lo que buscábamos. Se trató de la primera vez que un bote de un equipo argentino se mete en una final olímpica, y lo que se logró refleja el trabajo que se viene haciendo en nuestro deporte a lo largo de estos años”, analizó el rionegrino de 28 años de edad.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...