Las familias pueden sumar y comprobar. Con seguridad, el salario mínimo, que a partir de febrero será $2.875, o los $1.555 mensuales que el Indec dice que un hogar necesita para no ser pobre (15 diarios por persona), no cubren ni la mitad de los servicios y los gastos básicos. Según un relevamiento de El Tribuno, en Salta se necesitan cerca de $6.000. En la lista no se incluyeron alimentos.

Los trabajadores respondieron sobre sus cuentas y se comparó los resultados con los rubros que el organismo estadístico incluye en la denominada Canasta Total. Para salir de la línea de la pobreza, además de comer, hay que hacer frente al alquiler de una vivienda, a las boletas de luz, gas, agua, televisión, internet, telefonía, transporte, a la vestimenta, al entretenimiento (como ir al cine) y a las vacaciones, entre otras cosas . Es decir algunos rasgos característicos de la clase media.

El 21, la primavera dijo presente y ya obliga a usar ropa más liviana. Como no es posible renovar el placard cada mes, en la lista solo se puso para septiembre calzados y remeras.

El alquiler de un departamento en la zona sur (Limache o Bancario) demanda $2.000. A eso hay que adicionar otros pesos por expensas. Mientras que en barrio San Carlos, una vivienda de tres dormitorios, absorbe $3.000 de los ingresos.

El Gobierno kirchnerista celebra con bombos y platillos el movimiento turístico que se genera en verano, invierno y en cada fin de semana largo. Si bien la mayoría de las personas entrevistadas negó tener planes para enero o febrero, las vacaciones forman parte de la grilla oficial de gastos. En un agencia de turismo céntrica se ofrece un plan de 12 cuotas de $295 para conocer las Cataratas del Iguazú, por cuatro noches. El precio se debe multiplicar por cuatro.

El avance de la tecnología trajo alivio, pero no para los bolsillos. En los últimos años, más facturas de celulares e internet arribaron a las puertas de las casas. “Ya no son servicios de lujo, lo usamos todos los días. ¿Quién no tiene un celular?”, comentó Luisa Martínez mientras recorría el centro.

Aunque esté minimizada, la inflación acompañó a las boletas de luz y agua. Este mes se concretó la segunda y última suba de Edesa, y acumuló un 14%. El agua trepó un 26% y ya es historia el boleto de Saeta a $2. Ahora cuesta $2,25 y en enero llegará a $2,50. (Más información página 3.)

 Una cuestión de compensar

Ajustar aquí, para acceder allá. Esa es la fórmula que los hogares ponen en práctica para tratar de mantener los consumos típicos de la clase media.

Algunos optan por buscar alquileres más económicos y el dinero lo destinan al plan de un automóvil o al colegio privado de los hijos.

La mayoría de las personas que hablaron con El Tribuno indicaron que sus niños asisten a la escuela pública, por eso se tomó en cuenta el gasto de colectivo ($0,65 boleto primario) para el cálculo.

Rosa, de Cafayate, visita todos los meses la Capital salteña para ver a su hija, quien asiste al curso de suboficial de la Policía.

“Para viajar necesito $120 para el colectivo, ese es mi gasto fijo en transporte”. Además relató que en su casa no tienen gas natural y consumen dos garrafas de 15 kilos al mes, lo que demanda $60.

“No pienso en vacaciones ni en ir al cine, pero con $1.500 al mes no se puede vivir”, afirmó.

Tu testimonio

Contános cuanto gastás en tu hogar a través de Twitter y Facebook o en la página www.eltribuno.com.ar

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...