Del más portentoso talento y espíritu creativo, y de las “pequeñas argentinas” exiliadas por el mundo, nació Tanghetto. Una banda de jóvenes empapados de la revolución musical de Astor Piazzolla pero apoyados fuertemente en el clásico 2x4, que sorprende por sus propuestas innovadoras. Max Marsi y Diego Velázquez son las figuras salientes del notable grupo de electrotango que esta noche, a las 21, se presentará en el Teatro Provincial, dentro del ciclo “Cultura da la nota”, junto a los salteños de La Discepolín.

También integran la agrupación Chao Xu, Federico Vázquez, Antonio Boyadjian y Daniel Corrado.

Max le contó ayer a El Tribuno que su vínculo con el tango nació de la necesidad de expresar los sentimientos que se iban generando en su vida en Buenos Aires, con el tango siempre presente, en todas partes, en el taxi, en los negocios, en San Telmo...

¿Qué te dejó la proximidad con Virgilio Espósito (de quien fue uno de sus últimos discípulos)?

Virgilio no solo significó la conexión con el tango sino con la composición musical. Yo era adolescente y, obviamente, me abrió la cabeza experimentar con el tango porque él admiraba mucho a (Astor) Piazzolla por más que él era un tanguero tradicional, cien por ciento. Yo entendí que intentar algo nuevo era la única opción después de tantas y tan buenas orquestas tradicionales. El me generaba la seguridad del aval, pero también que estaba bien intentar algo nuevo, algo que no comprometiera lo hecho sino que fuera parte de la posibilidad y la diversidad que genera un estilo de música.

¿Hay o no hay rivalidad entre el tango tradicional y el tango fusión?

Siempre hubo. Que si es tango o no, que es otra música distinta que atenta contra el tango. Yo creo que lo que hacemos genera un aire de frescura que, inclusive, acercó mucha gente al tango que a lo mejor no hubiera llegado en forma directa. Aparte, mantenemos el espíritu del tango en cuyos orígenes también hay una fusión espontánea de payada, milongas y otros ritmos. En ese sentido, mantenemos vivo ese espíritu.

¿Cómo les ha ido con los tangueros tradicionales que escuchan esta propuesta electrónica?

Nos ha pasado de todo en estos once años de Tanghetto. Hemos tenido respuestas increíbles porque fue la misma gente del tango la que nos metió adentro del tango y de la milonga. Ven que es una forma de expresión como en su momento fue el tango tradicional. Y también está la gente que considera que lo nuestro no es tango. Pero yo no me pongo a discutir. Después de la trayectoria que tenemos, con dos premios Gardel, nominaciones a los Grammy como “mejor disco de tango”, tocamos en el Festival Mundial de Tango de Buenos Aires donde actuamos para 5 mil personas y en otros lugares importantes. Por eso, adentro mío ya no se discute más, no me mueve si alguien opina otra cosa.

No sentís que tenés que pagar algo por abandonar el tango clásico.

El tango va evolucionando, se va expandiendo, es muy diverso, crece y la gente sigue queriendo y adorando lo tradicional, pero también está abierta y le gusta lo nuevo. Creo que la gente sigue las dos vertientes y eso hace que el tango se mantenga tan fuerte y siga creciendo en todo el mundo.

En los comienzos del grupo, vos convocaste a Diego, ¿qué aportaste qué aportó él al grupo?

Fue a fines de los 90 y era una idea muy loca, muy delirante que quedó como proyecto de estudio. Yo escuchaba la fusión con el bandoneón y a mi me gustaba mucho, pero también estaba dentro mío la idea de que era un contraste muy fuerte con el tango tradicional. Obviamente que Piazzolla en su momento se animó a transgredir las normas y cuando Diego se incorporó ví que teníamos que tener fuerza grupal, que teníamos que incorporar más gente. Empezamos a tocar en diferentes lugares de Buenos Aires y al año que salió nuestro disco “Migrantes”, que ahora va a cumplir 10 años, ya estábamos tocando en el Mundial de Tango y ya habíamos impactado muy fuerte en el mundo del tango. Después vinieron las giras por decenas de ciudades en distintas partes del mundo. Y ahora nuestro país.

Este es el camino definitivo de ustedes, ¿podrían encarar el tango tradicional?

Hemos coqueteado alguna vez, pero mi idea es hacer algo diferente. Podemos hacer una versión de Bahía Blanca o Gallo Ciego o Danzarín. Todos los miembros de la banda tenemos el conocimiento del tango tradicional, pero la cosa es que queremos hacer algo diferente. Yo he compuesto tangos tradicionales para otros artistas, no es un tema de no poder... Tanghetto trata de explorar algo nuevo y hacer algo nuevo y en diez años tenemos muy buena respuesta.

 

¿Conocés algo de la música que se hace en Salta?

Conozco a Los Nocheros porque hace poco hicimos en Buenos Aires un show solidario para los niños, en conjunto con Raúl Lavié. También a Los Chalchaleros, al Cuchi Leguizamón... Inclusive, estamos hablando con Facundo Saravia para hacer algo juntos en el nuevo disco.

¿De Los Nocheros, que opinión tenés?

La primera vez que los escuché fue hace unos años cuando estuvimos nominados a los Grammy, era la segunda vez que íbamos. Los Nocheros cantaron en una gala y todos los que los escuchamos esa noche quedamos muy impresionados. De todos los artistas que tocaron esa noche, hace nueve años, ellos fueron los mejores, impresionantes. La calidad vocal, la forma en que han explotado las voces, la emotividad con que interpretan, el sentimiento que ponen es impresionante. Yo los conocía por el éxito arrasador que tuvieron en el país, pero nunca había tenido la experiencia de verlos en vivo, y fue impresionante. Desde ahí quedó mi admiración. Los Nocheros son palabra mayor.

Diez años prolíficos

Tanghetto es un grupo que, además de ser de los primeros en fusionar la música de Buenos Aires con sonidos electrónicos, llevó mucho más allá el concepto de neotango. Cumplió 10 años de carrera, tiene 5 álbumes de estudio (todos ellos platino u oro en Argentina), un DVD en vivo, un disco doble en vivo, bandas de sonido, tres nominaciones y un Premio Gardel de la Música en el 2009, dos nominaciones al Grammy. Además, recorrió más de 20 países.
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...