El aumento demoró un par de meses, pero llegó recargado para las tarifas de taxis y remises. La decisión de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) de subir más del 14% la bajada de bandera de los primeros y más del 16% la de los otros será publicada el lunes en el Boletín Oficial y comenzará a regir desde el primer minuto del martes de la próxima semana.
En la resolución del organismo provincial también se estableció un plazo de diez días para que los propietarios de ambos servicios adecuen sus relojes a los nuevos valores. Para eso cuentan con tres lugares en la ciudad autorizados por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).
Los taxistas reclaman este aumento desde el año pasado; los remiseros, en cambio, lo rechazan y un sector ya amenazó con movilizarse la próxima semana hasta la AMT para exigir respuestas a otros reclamos. En ambos casos se hace mención a la cuestión económica: los primeros hablan de la necesidad de una readecuación tarifaria y los otros temen que el aumento les ahuyente clientela.

La resolución que ayer dio a conocer el organismo de control indica que la bajada de bandera de los taxis costará $4,20, cada cien metros de recorrido cobrarán 43 centavos y la misma cantidad por minuto de espera. El viaje en los remises arrancará con una bandera de $4,30 y fichas de 44 centavos cada cuadra y por minuto de espera.
“La medida que entrará en vigencia a partir de las cero del 5 de marzo se inició tras un pedido de diferentes agrupaciones que nuclean a trabajadores del volante y una posterior convocatoria a un procedimiento de consulta”, señala la información.
La AMT dice haber adoptado la decisión en su carácter de autoridad competente y “responsable de tomar las medidas necesarias y convenientes para mantener una rentabilidad razonable a los licenciatarios, debiendo considerar la alteración de las variables económicas y los costos necesarios para prestar el servicio y las inversiones, para de esa forma garantizar la efectiva prestación del servicio”.
El año pasado el aumento se hizo en dos partes, la primera comenzó a regir a mitad de año y la otra en diciembre. En la AMT esperan que esta nueva suba sea la única de 2013 y poder contener lo más que se pueda los reclamos.

Remiseros rechazarán el aumento con movilizaciones


El Sindicato de Choferes, Peones, Radioperadores y Administrativos de Remises de Salta se declaró en estado de alerta y movilización para hoy ante el supuesto anuncio de aumento en las tarifas.
El secretario general del gremio, José Oscar Isella, dijo a El Tribuno que sería mejor que la Autoridad Metropolitana del Transporte pusiera límites a las multas y que la Policía Vial instrumente mecanismos para “poner fin a las detenciones” de sus compañeros.
“La Policía debe entender que nosotros somos laburantes, no delincuentes. Así nos tratan”, dijo Isella. El gremialista remarcó que, tras la denuncia y retención del vehículo, “uno paga la multa, pero el auto sigue en el depósito y tampoco te devuelven el libro, con lo cual no se puede volver a trabajar”, denunció.
“Primero tenemos que resolver todos estos problemas y luego, si quieren, nos ponemos a discutir las tarifas”, advirtió.
Lo concreto es que al renunciar Adriana Pérez en la AMT, su sucesor Gustavo Serralta destinó un tiempo a estudiar la cuestión de las subas de tarifas, el cual ya venció durante esta semana.
Este sindicato, que cuenta con la personería gremial 851 del Ministerio de Trabajo de la Nación, advirtió a las autoridades que podrían llegar a realizar una movilización hasta la sede de la AMT.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...