El viernes por la noche, en el microestadio Delmi, se puso en marcha el campeonato de MMA y kickboxing, organizado por el Knock Out Club Producciones. Con un buen marco de público, la jaula recibió a luchadores de Jujuy, Tucumán y Salta, con la presencia por primera vez del marroquí Mohamed El Charkaoui, quien perdió por puntos en una de los combates de kickboxing.

La primera fecha del campeonato tuvo seis peleas de artes marciales mixtas (MMA) y dos de kickboxing, todas y cada una de ellas mantuvo expectantes al público que se acercó al microestadio. Se trata de una competencia que en los últimos años tuvo una trascendencia muy importante, incluso superando el nivel de popularidad de alguna artes marciales y el boxeo mismo.

Todo llama la atención en una noche de MMA, desde la jaula de hierro donde los hombres se disponen a ingresar sabiendo que no habrá retorno. Un terreno en el que los contrincantes deben subsistir, mostrar su mejores técnicas y exponer la más alta agresividad.

El ingreso de estos “kamikazes del ring” también es un show; con la música adecuada, los luchadores llegan a la jaula y son revisados antes de subir.

Todo forma parte de lo mismo, todo tiene un objetivo para estos hombres: destrozar al oponente, hacer que se rinda y derramar mucha sangre para el deleite y la morbosidad del público presente. Un público que nada tiene que ver con el del boxeo, la tendencia en la concurrencia pone en evidencia a chicas y chicos de clase media.

En cuanto a lo deportivo, la noche no tuvo desperdicios: cada uno de los choques tuvo emoción y adrenalina. La Bestia Tolaba, de Jujuy, superó por sumisión (mataleón) a Fernando Gramajo, en una de las mejores peleas de la noche.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...