Los monoambientes de la etapa 17 fueron entregados en diciembre pasado. Pasó más de medio año y ya presentan problemas como fallas en cocinas y termotanques, así como pérdidas de agua en los baños.

Es el caso de Mariel Amador, que vive en el Block 9 de la etapa 17. Desde mayo pasado y pese a las bajas temperaturas, Mariel no cuenta con agua caliente porque dejó de funcionar el termotanque de su monoambiente. Para ducharse debe recurrir a la casa de familiares.

Amador hizo el reclamo en Obras Públicas el 3 de junio. “Marcos Brizuela, inspector de Obras Públicas encargado de la etapa 17, me recomendó comprar otro termotanque y me dijo que se me iba a reconocer el monto. Eso hice y a los días también dejó de funcionar. El gasista me dijo que el termotanque estaba bien y que la ventilación podía tener alguna obstrucción o bien había poca presión de gas. El termotanque me salió $1.600 y la instalación $900”, contó Mariel Amador a El Tribuno.

Luego de insistir varias veces en forma diaria, los inspectores Brizuela y Gustavo Huespe concurrieron al monoambiente junto a un gasista.

“No solo no revisaron la ventilación ni la presión del gas, sino que me dijeron que era muy difícil que se me reconociera la compra del termotanque”, señaló Amador.

Cada vez que llega a su monoambiente, Amador debe abrir las ventanas por el intenso olor a gas que se siente.

“El 10 de julio me llamaron para decirme que le rescindieron contrato a la constructora encargada del block 9 y que un gasista se comunicaría conmigo, lo que nunca ocurrió”, dijo Amador.

Más que un sueño, una pesadilla

Amador señaló que desde que le entregaron el monoambiente debió hacer varias refacciones y que la constructora encargada no se hizo cargo de ninguna.

“Tuve que contratar a un albañil porque la reja de la ventana prácticamente se salía con la fuerza de la mano. Los marcos no estaban encuadrados, sino unidos solo con silicona. Hoy no funcionan la cocina, el bidet ni algunos tomacorrientes. El inodoro pierde agua todo el tiempo”, contó.

La vecina dijo también que, cansada de la falta de respuestas, realizó una presentación en Defensa del Consumidor. “Me dijeron que estos problemas son vicios estructurales y que la constructora debe hacerse cargo de los arreglos. Nadie me da una respuesta. Yo pago al día las cuotas del monoambiente. Solo pido una solución”.

Amador agregó que su edificio no cuenta ni con portero ni con pararrayos, cuando cada monoblock tiene uno. “Nunca pensé que me iba pasar esto. lo que parecía un sueño hecho realidad se convirtió en una pesadilla”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...