El mayor operativo jamás realizado en 76 ciudades de EEUU permitió desmantelar una red de 150 pedófilos. Las víctimas, de entre 9 y 17 años, estaban cautivas en viviendas.

Ha sido “la mayor operación contra la explotación sexual de menores” llevaba a cabo por el FBI. Las víctimas tenían entre 13 y 17 años, pero también han revelado que el más pequeño tenía nueve.

John Ryan, vocero del Centro Nacional de Menores Desaparecidos y Explotados, que ha participado en la operación junto con el FBI, ha asegurado que la mayoría de los niños estaban encerrados en casas, donde nadie cuidaba de ellos y donde se producían los abusos. “La explotación sexual es una amenaza para todos los menores de nuestro país”, reconoció el subdirector del FBI, Ron Hosko, durante una rueda de prensa ofrecida en Washington. “Estamos hablando de uno de los crímenes más persistentes en las calles de todas nuestras ciudades. Estamos hablando de jóvenes sin familia o con estructura familiar rota”, dijo Ryan.

Abuso sexual

Las autoridades aseguran que los menores liberados encajan en la definición de “menor con un vacío”, como los denominan los expertos.

“El secuestrador identifica cuál es ese vacío en su víctima e intenta llenarlo con diferentes estrategias”, explicó Hosko.

“Una vez que el menor ha caído en la red, entonces empieza la explotación sexual”.

Uno de los mayores problemas es que una gran mayoría de ellos carecen de familiares que hayan denunciado su ausencia. El 60%, además, huyó o desapareció cuando se encontraba con familias adoptivas, lo que dificulta aún más su hallazgo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...