La Argentina también figura entre los países que sufrió un espionaje cibernético por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y de la Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, junto con otros países de Latinoamérica, tales como Brasil, Colombia, Ecuador, México y Venezuela.

Así lo reveló ayer el diario brasileño O'Globo, de acuerdo con un trabajo periodístico realizado en conjunto con el periódico británico The Guardian, basado en documentos de la NSA filtrados por el exinformante Edward Snowden, conocido como El Topo.

O'Globo informó que sobre la Argentina se realizó un espionaje “de manera constante”, pero “de menor intensidad” y que estos mismos trabajos de inteligencia se aplicaron sobre Venezuela, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador.

En el caso particular de la Argentina, el espionaje se incrementó a partir de la muerte de Chávez en marzo pasado, uno de los principales aliados de la presidenta Cristina Fernández y de su antecesor y marido, Néstor Kirchner.

A diferencia de la Argentina, México, Colombia y Brasil fueron los dos países latinoamericanos en los que se registró una actividad más intensa de las prácticas de espionaje vía satélite de llamadas telefónicas a través de redes sociales de internet y correos electrónicos realizada por la NSA en colaboración con la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

La NSA obtuvo datos sobre petróleo y compras militares de Venezuela, así como sobre energía y narcóticos en México y estuvo al tanto de los movimientos de los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según O'Globo.

Desde hace varios días el reconocido diario brasileño viene dando revelaciones sobre el espionaje de Estados Unidos en América Latina. En su edición del último lunes, el matutino había informado que la CIA y la NSA tenían una base instalada en Brasil que trabaja a través del programa bautizado “Prism”.

Ayer, O'Globo también destacó que, además del espionaje cibernético, la NSA usó hasta 2002 equipos personales de agentes secretos que operaban disfrazados de diplomáticos en por lo menos cinco países: Brasil, Colombia, Panamá, México y Venezuela.

Hace dos días, O'Globo había informado que los servicios de inteligencia de Estados Unidos interceptaron millones de correos electrónicos y llamadas telefónicas de Brasil.

“Estamos ante una crisis de lo público”

El analista político y ensayista Pablo Rodríguez advirtió ayer que el mundo está “ante una crisis de lo público”, y señaló al espionaje de Estados Unidos y a su revelador Edward Snowden como parte de ese proceso.

“Hay ciertas relaciones sociales que encuentran en un programa electrónico un modo de expresión. Estas relaciones sociales son manifiestamente exhibicionistas: desde "Estoy comiendo sorrentinos' en Facebook hasta un video personal en Youtube. El fin de la privacidad ocurre tanto por el aumento de la vigilancia como por la disminución de los reparos de los individuos frente a la exposición de sus vidas”, sostuvo.

“Si hoy se habla de la intimidad como espectáculo, y la intimidad es eso más "personal' que la privacidad, estamos ante una crisis de lo que se entiende por lo público. El caso Snowden es un gran ejemplo: se trata de programas que fisgonean en los entornos virtuales donde los individuos muestran todo, como Facebook o Google”, afirmó.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...