Tras conocerse la noticia de que el avión desaparecido hace 17 días se estrelló en el mar, los familiares de los pasajeros rompieron en llanto. Varones y mujeres casi se desmayaban mientras eran sostenidos por sus seres queridos, abrumados tras la extensa espera para conocer la suerte de los pasajeros y tripulantes del avión de Malaysia Airlines desaparecido el pasado 8 de marzo. Otros, expresaron su escepticismo ante el anuncio.

El primer ministro malasio Najib Razak indicó ayer en un anuncio televisado desde Kuala Lumpur que no hay duda alguna de que el vuelo MH370 cayó en el sur del océano Indico.

Los familiares de los pasajeros fueron convocados a un hotel en Pekín, cerca del aeropuerto para escuchar la noticia, y unos 50 acudieron a la cita. Al concluir la conferencia abandonaron el lugar en medio de evidentes muestras de dolor y pesar.

Desmayos y gritos

Una mujer se desplomó de rodillas mientras gritaba “­Mi hijo, mi hijo!”. Varios equipos médicos llegaron al hotel Lido con camillas y un anciano fue sacado del salón de conferencias en una de ellas, con la cara cubierta por una chaqueta. Minutos después, una mujer de mediana edad fue sacada en otra camilla, con el rostro de color ceniza y los ojos en blanco, perdidos en la distancia.

Casi todos los familiares se negaron a formular declaraciones a los reporteros congregados en el lugar, y algunos de ellos respondieron llenos de ira, pidiendo a los periodistas que no filmaran lo que estaba ocurriendo. Los guardias de seguridad tuvieron que sujetar a un hombre con el pelo corto que comenzó a dar patadas a un camarógrafo de la televisión y que gritaba “­No filme. Lo mataré a golpes!”.

Wang Zhen, cuyo padre y madre, Wang Linshi y Xiong Yunming, iban en el avión al igual que un grupo de artistas chinos que realizaban una gira por Malasia, escuchó el anuncio por televisión desde otro hotel.

El mensaje de la aerolínea

Algunos de los familiares recibieron un mensaje en inglés de la aerolínea comunicándoles la noticia formulada en una conferencia, avanzada ya la noche, que dio el primer ministro de Malasia.

Según el funcionario, un análisis sin precedentes de la información recopilada vía satélite concluyó que el vuelo, que desapareció el 8 de marzo con 239 personas a bordo en la ruta de Kuala Lumpur a Pekín, debió caer al mar, lejos de cualquier posible lugar de aterrizaje.

China pide pruebas

El gobierno chino pidió ayer a Malasia que le entregue “toda la información y pruebas” que han llevado a la conclusión de que el avión de Malaysia Airlines terminó en el océano Indico.

Así lo señaló ayer el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, en un escueto comunicado divulgado poco después de que el primer ministro de Malasia, Najib Razak, informara en una rueda de prensa de que el avión se estrelló en el sur del océano Indico y diera por muertos a sus 239 ocupantes.

Un total de 154 pasajeros del avión eran chinos, incluido un taiwanés.

Las interrogantes que deja el anuncio oficial

Las palabras del Gobierno de Malasia y el comunicado de la empresa aérea dejaron más dudas que certezas respecto a las circunstancias en que se produjo la tragedia. Las preguntas que quedaron sin responder, son las siguientes:

¿Se encontraron restos del avión o cuerpos de los ocupantes para respaldar las conclusiones anunciadas por Malasia?

Hasta el momento no hay evidencia tangible que respalde el anuncio de Malasia. Varios países avistaron posibles restos, pero no hay confirmación de hallazgo de restos del avión o de cuerpos.

¿Por qué el avión estaba lejos de su ruta original?

Si bien se confirmó que el avión se desvió de su ruta y fue para el lado contrario. “¿Quién lo desvió y por qué?”, es la principal pregunta.

¿Por qué se cayó?

Esta pregunta deriva de la anterior. Las teorías hasta ayer eran secuestro, estallido, incendio, acción intencional de los pilotos, descompresión o derribo accidental. Sin embargo, nadie ha podido confirmar cuáles fueron las causas precisas de la caída.

¿Por qué ningún radar pudo confirmar antes la ubicación del avión?

Se sabe que los sistemas de comunicación de datos del avión fueron apagados deliberadamente a los 40 minutos del despegue. Sin embargo, la duda es: ¿por qué ningún radar militar tenía registros del avión?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...