El próximo martes 11 se dictará en la Fábrica de Música, Alsina 698, un taller de candombe. Con la organización del colectivo se abre una puerta hacia el ritmo rioplatense. Para sus practicantes, el candombe es mucho más que un género musical. Es una forma de vivir, un estado de ánimo, una cultura.

Si bien es original de la actual Angola, de donde fue traído a Sudamérica durante los siglos XVII y XVIII por personas que habían sido vendidas como esclavos en los reinos de Kongo, Anziqua, Nyongo, Luango y otros, a tratantes de esclavos principalmente portugueses, adquirió su actual fisonomía en el Río de la Plata y zonas aledañas durante los siglos XIX y XX.

Los mismos portadores culturales del candombe colonizaron Brasil (sobre todo en la zona de Salvador de Bahía) y en Cuba, pero las distintas historias que siguieron estas dos regiones separaron el tronco común originario dando origen a diversos ritmos que hoy son muy distintos, aunque similares. Fue en las grandes barriadas negras de Buenos Aires y Montevideo donde esta música se convirtió en lo que hoy es.

En Buenos Aires, en los últimos años del siglo XVIII había 10.000 habitantes entre mestizos, guaraníes y españoles y 20.000 africanos Kongos, Luangos, Mandingos, Carabalís.

El sonar de los tambores era permanente, según crónicas jesuitas, tanto que el Virrey prohibió el uso de tambor, pues actuaba como aglutinante cultural frente a la clase dominante. Para interesarse.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...