Desde hace exactamente 11 años vivimos en “el país del relato”. El discurso político fue sustituido por la literatura de ficción de Carta Abierta, con su mezcla de antiimperialismo, nacionalismo, izquierdismo posmoderno y otros condimentos “progre”, pero que arrojan como resultado mayor concentración de la economía y plena dependencia del imperio.

Hay una palabra que muestra con claridad el perfil ético de la cuestión: “hipocresía”, es decir, afirmar una cosa y hacer otra. El fenómeno es flagrante en lo que se refiere al tratamiento de la deuda pública.

El licenciado Héctor Giuliano preside el Observatorio de Análisis de la Deuda Externa Nacional y se dedica a monitorear minuciosa y sistemáticamente la evolución y las consecuencias del endeudamiento. Sus conclusiones referidas a esta gran hipocresía son más que contundentes:

La mentira del desendeudamiento

La evolución de la deuda en la década k, de acuerdo al último registro oficial del 30 de septiembre asciende a 213.000 millones de dólares, más 72.000 millones de intereses a pagar, más 15.000 millones de pago faltante de cupones de PBI, es decir más de 300.000 millones de dólares.

En 2011, la deuda aumentó 14.600 millones; en 2012, 18.800 millones; en 2013, 12.100 millones y para el presupuesto 2014 se prevé un aumento de 12.700 millones de dólares.

Eslabón de oro

El gobierno kirchnerista constituye el “eslabón de oro” en la cadena de deuda perpetua a la que estamos sometidos. Es el gobierno que más pagó a la banca usurera internacional. Ratificado por la Presidente: 174.000 millones de dólares. Cristina, cabe recordarlo, se autotituló “pagadora serial”, manifestando, además, un gran orgullo por tal autodenominación.

El “eslabón kirchnerista”, habiendo batido los récords de pago, traspasó el endeudamiento “sin capacidad de repago” al propio sector público nacional después de haber agotado los recursos para atender el déficit fiscal provocado por el sistema de la deuda, ya que lo pagado fue a costa del sudor y la sangre de todo el pueblo argentino trabajador, aportante al sistema, a efectos de cubrir el “bache hasta el próximo nuevo endeudamiento” para pagar deuda. Este procedimiento es denominado como la “Hoja de ruta Boudou”.

La tercera ola

Según Giuliano estamos ante la tremenda “Nueva Tercer ola de endeudamiento público”. La primera fue suscripta por el Proceso Cívico- Militar y la segunda por Menem - Cavallo y adláteres.

El tsunami de la deuda, parece, arrasará al pueblo que “crecía a tasas chinas”, mientras que de la mal llamada “oposición”, absolutamente cómplice y funcional, no se escucha ni una sola voz.

Composición de la deuda

* Holdouts: 11.700MD, más intereses, honorarios, gastos.

* Reclamos del CIADI: 24 casos; 10.000MD.

* Repsol: bonos por 6.000MD con más 5.000MD de intereses.

* Club de París: 10.000MD.

* Deuda consolidada de provincias y municipios: 28.000MD (al 13-

06-13).

* Deuda actualizada por CER: 31.400MD.

* Cupones PBI importes acumulativos que llegan a los : 30.000MD.

* Remanentes mega-canje 2005: 500MD.

* Deuda cuasi-fiscal BCRA/lebac/nobac/: 22.200MD.

* Deuda pública indirecta con Anses/organismos nacionales/fondos fiduciarios: 37.200MD.

* BID Banco Mundial: 6.000MD.

* A lo expuesto se le debe adicionar nuevas vías de endeudamiento en curso con tasas de interés al 8-9 % en US$.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...