Pese a la oposición del PRO, del PJ disidente, de la UCR y del socialismo, el kirchnerismo consiguió ayer dar por cerrada la polémica generada con Bolivia sobre el Abra de Santa Cruz. El único salteño que tuvo voto en la comisión de Diputados fue José Vilariño, quien apoyó la postura del Frente para la Victoria. Según la bancada oficialista, el límite “está donde corresponde”, ignorando así el reclamo de los pobladores del lugar, que no quieren dejar de ser argentinos. La decisión se toma luego de una fuerte controversia sobre la nacionalidad de varias familias que pasaron a ser bolivianas tras los cambios en la demarcación producidos el 28 de noviembre pasado. Antes, la demarcación del límite era entendida por el Estado y los habitantes del lugar por el filo de los cerros, pero ahora el criterio aplicado es el de la línea recta, que significó la pérdida de 600 hectáreas en el abra de Santa Cruz y de otras 1000 en la cercana localidad de La Falda.
En ese contexto, el diputado Bernado Biella señaló esta mañana a El Tribuno que, tras conocer la noticia, solicitó una reunión de las dos cancillerías para que se pongan de acuerdo sobre la situación.  El legislador salteño afirmó que planteó que este “no es un tema de El Tribuno como quieren instalar sino de los habitantes del lugar, que se vieron perjudicados por la nueva situación”. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...