Ezequiel Pocho Lavezzi se convirtió en “leyenda” luego de salpicar a Alejandro Sabella, DT de la albiceleste, durante el partido ante Nigeria cuando le daba una indicación. “Lo ví demasiado nervioso”, dijo con una sonrisa. La imagen recorrió el mundo entero y dicen que sus bromas ya son famosas dentro de la Selección. Por eso a nadie le llamó la atención de lo que hizo.

“Es un hincha pelotas”, corroboró Yanina Screpante, la novia de Lavezzi. “Al técnico de Napoli le decía León porque se le puso en la cabeza ese apodo e iba y lo despeinaba. Un día cayó al entrenamiento y se metió al círculo de jugadores como si fuese él y daba indicaciones y se reían todos”, relató Screpante, encantada por el sentido del humor de su novio.

“A mí me ganó con el humor. Soy una persona divertida, no puedo estar con una persona amarga. Una de las mayores cosas que me conquistó es que es divertido”, aseguró. “Por ahí no sé tanto la relación con Sabella, pero le pregunté: ¿Se enojó Sabella? y me dijo: No, se moría de risa. Al representante también lo jode”, aseguró.

“Me causó gracia lo del miércoles. Lo hace porque le sale, es común en él. Está el que se muere de risa y el que dice: qué desubicado”, explicó Screpante. Lavezzi, por su parte, ofreció una breve justificación para su exabrupto hídrico después del encuentro. “Es que lo vi demasiado nervioso entonces tenía que descomprimir un poquito”, convino el futbolista.

Cuatro años de novios

“En agosto cumplimos cuatro años. Siempre supe que él moría por mí y así se fueron dando las cosas ... Yo estaba soltera en ese momento y, aunque lo de futbolista no me gustaba mucho, decidí conocerlo mejor. A los tres meses me propuso que me vaya a vivir con él a Italia. Al principio no me gustaba. En su momento, su sentido del humor era una de las cosas que más elogié. También me gustó que fuera muy bondadoso. Y, ahora, también su aspecto físico. Yo lo vi cuatro años antes. No creo que todas las chicas del país estén confundidas. Lo que promete, lo cumple. Sino, no estaría hace cuatro años. Me da igual, y hasta me divierte, que miren a mi novio”, comentó a la revista Caras.

Ella, a diferencia de muchas botineras, no sueña con casarse y estudia para poder tener un trabajo en el exterior, mientras acompaña a su pareja en su carrera futbolística.
Recientemente, la modelo le dijo a la revista que la relación marcha muy bien: “Estamos afianzados, aunque lógicamente que hay roces después de cuatro años juntos ... Al Pocho lo veo muy ilusionado, está en su mejor momento”.

“Somos una pareja atípica en el fútbol. Antes de formar una familia, queremos disfrutar a pleno nuestra pareja. Me gusta esta vida. Al estar en Europa tenés la posibilidad de irte a lugares como Ibiza cuando él tiene días libres. Más allá de ser la mujer de un futbolista, yo busco nutrirme”, contó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...