Un día como hoy, pero de 1990, nacía la leyenda de Sergio Javier Goycochea y su mote de “salvador” en los penales en la complicada serie de cuartos de final frente a Yugoslavia. Aquel día, el equipo de Carlos Salvador Bilardo, con un equipo diezmado en cancha, con Diego Maradona entre algodones y con su tobillo hiperinflamado, nunca encontró las formas para vulnerar a la férrea defensa balcánica y ambos terminaron empatando sin goles al cabo de los 120 minutos del partido disputado en la ciudad de Florencia. Desde los doce pasos, Ivkovic le contuvo al “10” el tercer disparo; y mientras masticaba bronca, se encontró con Goycochea en el camino, quien confiado le dijo: “quédate tranquilo, monstruo, que atajo los dos”. Minutos después, el “uno” argentino detuvo los tiros de Brnov y Hadzibegic y casi automáticamente se convirtió en leyenda.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...