En el centro de la ciudad de Salta se pueden apreciar por estos días cinco muestras artísticas tan interesantes como disímiles. El recorrido puede empezar en el Museo de Arte Contemporáneo, donde se presenta Taller C- Muestra, en el marco de la primera edición del proyecto MAC Regional. La exposición que ocupa las dos plantas del museo reúne obras de 52 artistas de Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, Jujuy, San Juan y Salta, unidos por un referente común: el Taller C, una cátedra de la Licenciatura en Artes Plásticas de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán. Apenas uno ingresa a Zuviría 90, los ojos piden auxilio para abarcar la variedad de propuestas. En la planta baja y subiendo las escaleras se pueden apreciar dibujos, pinturas, instalaciones, collages, esculturas, fotografías, fotomontajes, instalaciones lumínicas y sonoras... Como anticipan los curadores de Taller C en el catálogo de la muestra, las piezas que se exhiben poseen “un valor agregado” que se volvió leña crujiente arrojada al fuego de los debates estéticos. Así, a la par de una pintura clásica, en acrílico, que revierte como en un sueño las nociones de “arriba” y “abajo” o “profundidad” y “superficie” (Besaré tu fe, de Evangelina Aybar), se puede encontrar una instalación protagonizada por una campera roja, aparentemente suspendida en el aire, cuyas mangas se alargan como plastilina, hasta formar un círculo cerrado donde caben una docena de personas (El abrazo, de Pablo Guiot).

Son sólo dos ejemplos de esta muestra de artistas que se asumen como contemporáneos y proponen una concepción del arte basada en el proceso creativo antes que en el resultado. Este nuevo paradigma no desestima la producción de objetos, incluso en sus formatos más tradicionales, pero ubica al artista en una relación diferente con ellos, en la medida en que su realización adquiere un carácter tan relevante como el producto mismo. Ante un mundo de incertidumbre e imposiciones, el artista elige indagar, distanciarse de lo predecible, emanciparse... El MAC está abierto de martes a domingo, de 11 a 19.30.

A unas tres cuadras del MAC, en Pro Cultura Salta (Mitre 331) está la muestra “Colores desde el alma”, de la pintora salteña Analía Party. Parada en una corriente más tradicional y hasta romántica, la artista autodidacta intenta con sus cuadros, “competir con mucha humildad con la belleza de la madre naturaleza”. Sus obras exhalan naturalismo y colores en la mayoría de los casos. Flores, naturalezas muertas, caballos... Party explica qué es lo que la impulsa a tomar el pincel: “Cada persona a lo largo de su vida pasa por muchos estados anímicos, yo me permito estamparlos en lienzos, con colores vibrantes, formas caprichosas, siluetas animadas e inanimadas. Intento que cada pintura sea una sinfonía alegre”. En esta muestra, la expositora presenta óleos y acrílicos. Se puede visitar de lunes a viernes, de 9 a 21, y los sábados de 9 a 13.

A tres cuadras de Mitre 331, subiendo por la General Gemes y cruzando en diagonal la plaza Belgrano, se encuentra el Hotel Design Suites Salta (Pasaje Castro y Belgrano). Allí se han habilitado algunas paredes para fundar Piso3-espacio de arte, que por estos días está ocupado con obras de tres artistas de Salta y una de Bariloche. Entre las salteñas está Laura Asaro, que presenta obras de su serie Des-

Contando: un tiempo fragmentado en el lienzo, con texturas, azules y ocres, y un relato sugerido en letra de carta. La artista dice sobre lo que muestra: “La deconstrucción de la narrativa lineal de la propia biografía es el desafío que propone esta serie. Se trata de tomar las partes que te gustan de tu propia historia para escribir una nueva. Tu vida es tu lienzo. Cada cual lo escribe como quiere. Yo elijo quedarme con las partes buenas y crear nuevas obras, nuevas historias, nuevos relatos con los mejores episodios”.

Por su parte, la fotógrafa Carolina Grillo expone obras de dos series “Acerca de la niña” y “Lo querido”, donde conjuga cuerpo, objetos y recuerdos para construir su propio relato. Desde el fondo oscuro de sus fotos, a partir de un manejo exquisito de la luz, la artista logra hacer respirar a personas (ella misma a veces) y objetos. Sobre su trabajo, Grillo tiene una fuerte convicción: “Creo que lo fundamental, lo innegable, es la presencia del cuerpo. Tanto en el caso de los autorretratos como en el de los retratos, esa presencia es inexorable. Las fotos de objetos son también retratos, y a partir de ellos busqué construir un lenguaje que diera cuenta de formas de entender lo femenino, con respecto a mi familia, a Salta y a mí misma”.

La muestra en el Hotel Design Suites se completa con obras del artista salteño Ezequiel Rodríguez Balut: pinturas de rostros esbozados con la rusticidad y la sutileza de la máscara ritual. Y, desde Bariloche, Ingrid Roddick muestra tres series de dibujos que recrean la idea de mapa.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...