Fausto Apaza protagoniza la historia del hijo pródigo en Central Norte. Es uno de los recursos más valiosos de la cantera azabache. Y pese a que defender el patrimonio del club significó, en parte, coartar las ilusiones de un pibe con deseos de crecer, la dirigencia azabache optó por no "regalarlo" a un club como Gimnasia y Esgrima de La Plata, dispuesto a llevarse a la promesa por un precio no tan alto.
Tras el culebrón del volante, el lobo platense y el cuervo, Fausto entrenó y luego se reunión con los dirigentes. ¿Para qué? para arreglar su contrato económico en su nueva etapa en el cuervo, después de haber palpado de cerca las "mieles" de un club de Primera División. Sin embargo, aún no se descarta que Apaza siga su carrera en otro club, pero siempre que sea en el marco de una negociación prolija.
"Volví a mi casa, hablé con el técnico y me sentí muy bien. Nunca me fui, siempre pertenecí al club y voy a tratar de sumar para buscar el ascenso", expresó Fausto tras el ensayo en diálogo con El Tribuno, para luego agregar: "Para mí volver no es un bajón, lo tomé como una linda experiencia donde me relacioné con jugadores de jerarquía. Aprendí mucho en el poco tiempo que estuve y me sirvió como jugador y persona. Llegó muy bien, nunca bajé los brazos, la voy a luchar hasta el final acá o donde sea. Acá en Central ahora me toca pelearla de abajo", se sinceró el juvenil.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...