El gerente del hospital Del Carmen de Metán, Napoleón Zunino, aseguró que Braian, el bebé de 23 días fallecido luego de ser asistido en ese nosocomio, murió como consecuencia de la enfermedad conocida como coqueluche.
Se trata de tos convulsa, enfermedad contagiosa que puede ser muy grave, sobre todo en bebés y niños. Es ocasionada por un tipo de bacteria llamada Bordetella pertussis y tiene un período de incubación de 7 a 10 días.
"Si nos remitimos a la historia clínica, el bebé falleció en el hospital Materno Infantil por una sepsis a causa de una tos convulsa. Debemos aclarar que la mamá fue vacunada en el 2013 y en el 2014 contra coqueluche, por lo que hemos implementado las medidas epidemiológicas que corresponden con toda la familia", explicó Zunino a El Tribuno.
Según la mamá, el nene comenzó con problemas el 27 de abril y empeoró el jueves 7 de mayo. Fue derivado al hospital de General Güemes y finalmente al Materno Infantil de la Capital, donde murió el domingo 10.

La denuncia
Andrea Florencia Giménez, madre de Braian Alberto Daniel Medina, quien reside en el barrio Diógenes Zapata, en la zona norte metanense, aseguró que su bebé murió el domingo pasado como consecuencia de una negligencia médica.
Frente a esta aseveración, el gerente del hospital dijo que comprende a la mamá y su dolor, pero que en el hospital de Metán el niño fue atendido como corresponde, siguiendo el protocolo y los sistemas de control para esta enfermedad. Se procedió con el cuidado de la madre y del pequeño, que tuvo una internación temporaria. Luego se le indicó que debía internarlo en este hospital, pero la madre, por diferentes motivos, no lo hizo. "De todas formas, esa indicación de la doctora que lo atendió está en la historia clínica", remarcó. Reiteró que la tos convulsa es una enfermedad de evolución rápida y de gravedad para niños de corta edad. "Leí en El Tribuno que la madre dijo que el pequeño vomitó sangre, pero no fue así. Ella tuvo un problema en sus pechos y sangraba al amamantarlo. Eso generó su confusión, pero le aseguro que cualquier trabajador de la salud que observe una situación así, interna de inmediato y sin demora al paciente".
La madre insistió en que hubo negligencia
Andrea Giménez aseguró que la primera vez que lo llevó al hospital, lo tuvieron dos horas en Pediatría y le dijeron que no era nada grave, por lo que lo mandaron a la casa.
Comentó que percibió que tenía algo en el pecho porque luego comenzó con mucha tos. "Tuve que ir y volver al hospital muchas veces. En una oportunidad nos dieron paracetamol en la guardia. Me aseguraron que mi bebé estaba bien y que no tenía nada grave, que ya iba a mejorar", contó.
En su relato dijo que luego empeoró, tosía mucho y se ahogaba, por lo que durante tres días lo llevó en varias oportunidades al nosocomio metanense para que lo nebulizaran.
Prevención: La tos convulsa se protege con vacunación a las embarazadas desde la semana 20 de gestación; para bebés, la pentavalente a los 2, 4 y 6 meses; cuádruple a los 18 meses; triple bacteriana celular al ingreso escolar y acelular a los 11 años.
"El jueves de la semana pasada se puso muy mal. Lo derivaron al hospital de General Gemes donde estuvimos durante un día y de ahí nos mandaron al Materno Infantil de Salta, donde mi bebé falleció el domingo por un shock séptico".
Comentó que en 2013 perdió un varoncito. "Desde hacía siete días que estaba muerto en mi vientre. A ese bebé lo tuve por parto normal, pero la criatura nació sin vida, fue algo terrible. Fue culpa de los médicos del hospital, porque yo iba a control y después no conseguía turno y pasó una semana cuando yo ya me sentía mal", aseguró la mujer.
Sin embargo y según la historia clínica del hospital, la mujer consultó siete días después de percibir el último movimiento del bebé en el vientre, tras lo cual se determinó la muerte.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...