Desde la coordinación provincial de ProHuerta informaron que está prácticamente todo listo para concluir con los pozos calzados a energía solar en el paraje Algarrobito, perteneciente al municipio de General Mosconi.
Es así que ya está agendado para el 8 de septiembre el viaje para hacer funcionar el primero y darle vía libre a los festejos donde el baile del pim pim será protagonista.
El lugar es un vergel habitado por 14 familias del pueblo ava guaraní, que conjuntamente con los parajes vecinos Trementinal, Madrejones y Baules, conforman la comunidad Tapé Iguapegui.
Para ubicarse mejor, esa comunidad vive y trabaja en la margen izquierda del río Grande de Tarija. Algarrobito integra la plantilla de familias rurales que reciben atención de ProHuerta Salta (INTA Orán) realizando prácticas hortícolas agroecológicas.
La otra novedad es que los pozos de agua funcionarán a energía solar, ya que en el lugar hay una ausencia importante de servicios estatales. Para llegar, hay que pasar a la localidad boliviana de Bermejo y tras circular 30 kilómetros por suelo extranjero, se cruza el río Tarija hacia la Argentina. Además de no haber rutas, no hay servicio de agua potable, la Atención Primaria de la Salud se hace a pulmón y ni hablar de cloacas, comunicaciones o gas natural domiciliario.
Fue así que el ProHuerta decidió proveer de agua a la comunidad y para ello contó con varios socios, entre ellos el INTA de Orán, la UNSa a través del Inenco y de Fernando Tilca; Gendarmería Nacional y la ONG "Encuentro, Memoria y Justicia", de Orán.
Las reuniones y el plan se comenzaron a trazar en febrero del año pasado, en donde los integrantes de la comunidad tuvieron un importante rol en la toma de decisiones. Llevar equipos, materiales y especialistas fue una tarea dura por la distancia y la salida del país en cada viaje. El Tribuno participó en uno y experimentó el rigor de la naturaleza, pero que deja grabado un paisaje inolvidable.
La idea de construir un pozo calzado surgió por ser una técnica sencilla que la comunidad aprendió de manera empírica. La idea es que los pozos se multipliquen y en el proyecto se asegura que las herramientas queden en la comunidad.
Hasta ahora las familias iban al río por agua, pero las consecuencias son recurrentes con diarreas o enfermedades tropicales. Ahora, los pozos a energía solar mejorarán la calidad de vida con trabajo propio.

Cultivos orgánicos
La comunidad aborigen cultiva a secano, es decir que dependen de las lluvias. Cosechan maíz, maní, mandioca, anco y arroz, que se usan prioritariamente para consumo propio y el excedente lo comercializan en las ciudades de Bermejo y Orán, especialmente el arroz y maní que, como todos sus productos, son de calidad y libres de agroquímicos. El arroz ya integra una línea de comercialización y, aunque representa un ingreso anual pequeño, es importante. Los sábados están en la feria Sol de Orán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...