Intendente de Tartagal y presidente, a nivel provincial, del Partido de la Victoria, Sergio Napoleón Leavy se refirió a su gestión frente al municipio de Tartagal durante este año y lo que espera para 2017.
¿Cómo fue el 2016, teniendo en cuenta el cambio de gobierno a nivel nacional?
Ha sido difícil y todos los intendentes de Salta, de una u otra manera, tratamos de sortear los escollos que se nos presentaron en el camino. Este año se desaceleró la economía, debimos movernos a ese mismo ritmo y amoldarnos a una realidad que obligó a que se produjeran algunos cambios. Pero mi esperanza es que 2017 sea mejor, con un panorama más claro porque ya conocemos los cambios en lo económico, en lo político y hasta en lo ideológico que se dieron a nivel nacional y que repercuten en cada rincón de la Argentina. En Salta, la situación de los municipios será de más alivio porque la coparticipación aumentará un 1,5 por ciento.
En el caso de Tartagal, ¿en qué se tradujo ese cambio?
En la prestación de los servicios, sobre los que buscamos mantenerlos, pero con mucha más racionalidad y tratando de economizar. Eliminamos la recolección de residuos un día por semana, ya que ese servicio significa mucho recurso en términos de erogación porque requiere el movimiento de personal, camiones, máquinas y combustible además de mantenimiento del parque automotor, lo que nos significó un 20% de ahorro. Hemos suspendido el pago de algunos ítems como horas extras, pero sobre todo decidí que la planta de personal no crezca. Para los intendentes a veces es una tentación nombrar gente, pero con el tiempo aparecen las consecuencias, entre ellas las que comprometen la gobernabilidad.
El kirchnerismo se caracterizó por hacer crecer el empleo público de manera exorbitante...
Soy presidente del Partido de la Victoria a nivel provincial y en nueve años de gestión este municipio no creció ni un 8% en materia de personal. Nunca, ni cuando yo era del mismo signo político de los gobiernos nacional y provincial, nombré gente porque sabía que eso podría generar un gran conflicto. Por el contrario, este año jubilamos a 40 trabajadores que estaban en edad de tener ese beneficio. A quienes se jubilan les abonamos 10 sueldos juntos y les hacemos los aportes a los que les falta un poco. Si es necesario cubrir esas vacantes, son reemplazados con el acuerdo de los gremios. En Tartagal ningún municipal cobra menos de $10.000, por lo que designar a 10 nuevos trabajadores implica una erogación de 2 millones de pesos anuales que bien podemos invertirlos en alguna obra como agua, luz, cordón cuneta y más.
¿Y en el área de obras públicas?
Es la primera vez que la Municipalidad de Tartagal tiene un profesional contable en esa y otras áreas, como la Cooperadora Asistencial. Teníamos la suerte de que veníamos con varios proyectos desde 2015. Construimos la escuela de Artes y Oficios que inauguramos con el gobernador (Juan Manuel) Urtubey y el ministro Rogelio Frigerio, 100 viviendas en la comunidad Zanja Honda, 177 del plan Procrear, 40 en Virgen de la Peña y 82 en barrio Santa María. Para 2017 no tenemos en marcha ningún proyecto de viviendas, que es lo que genera la mayor cantidad de mano de obra, pero la Nación invertirá 29 millones de pesos en la comunidad chorote. Estamos firmando el convenio para hacer la plaza y la iluminación en el paraje Yacuy donde se hará pavimento, cordón cuneta y planta depuradora, entre otros trabajos.
¿Cuánto le corresponde a Tartagal por el Fondo del Bicentenario?
Son 43 millones de pesos, que volcaremos en asfalto bituminoso, cordón cuneta y un centro de salud en el paraje El Traslado. Prevemos concretar obras de agua, cloaca y electricidad porque, además, la propia Provincia hará obras muy importantes para solucionar en forma definitiva la provisión de agua como la planta potabilizadora en El Aguay , de manera que Mosconi, Vespucio y Coronel Cornejo tengan lo propio.
En Tartagal la obra más importante será la construcción del Centro Cultural, ubicado frente a la plaza. Será una obra importante que consistirá en un teatro, museo, salones de exposición y un salón auditórium. Están disponibles 10 millones del Fondo de Reparación Histórica más 2 millones de dólares del BID que gestionó el Ministerio de Turismo provincial. Desde el municipio estamos trabajando en la selección de los arquitectos; ya se elaboró el proyecto y cumplimos con una serie de requisitos, pero lo más importante es que se recuperó ese predio común que estaba en litigio. Con esa obra Tartagal pasará definitivamente a ser una ciudad.
¿Cuál ha sido la política en materia de contención social?
La misma que desarrollamos desde hace varios años mediante la Secretaría de Desarrollo Humano de la que dependen 5 direcciones. No hemos escatimado esfuerzos económicos cuando se trata de la cuestión social y por eso el municipio tiene hoy 59 profesionales trabajando para diferentes áreas. Estos días vamos a adquirir 54 soluciones habitacionales para familias de alta vulnerabilidad. Mensualmente construimos 6, pero por la gran demanda nos han quedado pendientes estas familias que viven en forma muy precaria. Hay muchísima demanda en el aspecto social y eso se debe a la llegada de familias del Chaco salteño o de localidades donde no encuentran soluciones a sus problemas más urgentes. Eso nos causa una gran complicación porque nos vemos en la obligación de brindarles respuestas que pasan por vivienda, alimentos, medicamentos, traslados a Salta para tratamientos médicos, entre otras coberturas.
Hay cierto temor de lo que pudiera pasar en diciembre en relación a las revueltas sociales...
Quizás el temor era de quienes no caminaban la calle, no obstante siempre tuve la certeza que diciembre iba a transcurrir sin inconvenientes en el norte porque la Nación está bajando mucha ayuda social a las agrupaciones de desocupados y abrió el grifo para contenerlos. Todos recibieron bolsones navideños y varios equipos de alimentos. Gracias a Dios, en el norte de la provincia la paz social está prácticamente cimentada; Tartagal vive un buen clima social porque hay nueva dirigencia a nivel barrial y en los clubes deportivos, la participación ciudadana de jóvenes, de profesionales, de mujeres y de mucha gente que antes se negaba a involucrarse en los temas de su ciudad es cada vez mayor y eso es positivo para todos los tartagalenses.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...