Murió Federico Luppi a los 81 años. Se encontraba internado en la Fundación Favaloro y tenía previsto someterse a un tratamiento en una clínica de rehabilitación. Según informó la familia el actor falleció a las 6 de la mañana de hoy.

En abril, había sido operado de un coágulo en la cabeza producto de un accidente doméstico al golpearse contra la mesa de luz e iba a internarse en el instituto FLENI (Fundación para la Lucha contra las Enfermedades Neurológicas de la Infancia) para continuar con su recuperación.

Lupi nació el 23 de febrero de 1923 en la localidad de Ramallo, provincia de Buenos Aires, en una familia de ascendencia italiana.

Dueño de una extensa trayectoria, debutó en televisión en 1964 con El amor tiene cara de mujer y en cine un año más tarde, con Pajarito Gómez.

Con más de 80 películas en su haber, entre las más destacadas están Plata dulce, Cronos, Matar al abuelito, Caballos Salavajes, Sol de otoño, Bajo bandera, Martín (Hache) y Cara de queso, que lo convirtieron en uno de los actores más prestigiosos del cine nacional.

En el 2001 se radicó en España, donde vivió varios años y realizó El espinazo del diablo, El laberinto del Fauno e Incautos, entre otras películas. También trabajó en México y Perú.

Su última aparición cinematográfica fue este año en Nieve Negra, el film protagonizado por Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia y Dolorez Fonzi y dirigido por Martín Hodara.

Sus trabajos en la pantalla grande lo hicieron acreedor de seis premios Cóndor de Plata a Mejor Actor, por sus papeles en Martín (Hache), Sol de otoño, Un lugar en el mundo, Plata Dulce, Tiempo de revancha y El romance de Aniceto y la Francisca.

En televisión, participó de los ciclos Alta Comedia, Ficciones, Atreverse, Cien años de persdón, Trátamen bien, Condicionados y En Terapia, entre otros.

Ante la pregunta recurrente de la prensa sobre cuándo habría de jubilarse, Luppi respondía "Nunca". Sólo en un reportaje para la revista de cine Encadenados, había dicho: "No soy amigo de los balances. Los balances son un momento para hacer falsas promesas. Hice cosas buenas, cosas regulares, cosas malas, meteduras de pata, ¡qué sé yo! Lo que se hizo, se hizo como se pudo y no hay más responsables que uno mismo. Me siento feliz de estar vivo a esta edad, de haber pasado tantas cosas en la Argentina y todavía poder contarlo. Y me gustaría, sí, en términos un poco fantásticos, descender lentamente por el lado oscuro de la luna, pero con dignidad".

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...