El padre de Luján Peñalva: “Lo que sentí durante cinco años, hoy la gente lo está entendiendo”

El caso Yanina Nuesch y Luján Peñalva volvió a los medios locales y nacionales con una fuerza inusitada.
La primicia lanzada por El Tribuno el 22 de octubre tuvo ecos y resonancias en los más grandes medios del país, incluso en el exterior. Allí se expusieron al público las conclusiones de un foro de forenses y criminólogos estadounidenses que echaron por tierra los sustentos en los que cerraron la causa en el año 2011.
Un país entero reclama hoy como nunca una respuesta clara y científica a uno de los casos más polémicos de los que se tiene noticia, no solo en el país sino en el mundo entero, ya que los doble suicidios o pacto suicidas de esta naturaleza no tienen, por la manera que se plantearon, antecedentes en el mundo.
Es que el 16 de julio de 2012, dos adolescentes fueron halladas sin vida en un descampado del barrio San Carlos: las causas de la muerte de ambas fue cerrada como doble suicidio y la decisión de las víctimas se sustentó en una hipótesis de quebrantos amorosos nunca probados. 
No dejaron cartas ni huellas en el camino. 


La reconstrucción de la mecánica del doble suicidio, ratificada por expertos en EEUU, demostró científicamente que no pudo haberse producido con los elementos hallados en el lugar. Si a esa prueba básica y contundente se le adosan los hallazgos de ADN masculinos, sangre contaminada, hematomas en la cabeza de una de las chicas, sangrados misteriosos, lesiones vaginales, baja lividez en las extremidades inferiores -que derriban la hipótesis de muchas horas o días pendiendo de una rama- el “caso cerrado, termina siendo una herida abierta a una sociedad perpleja por los femicidios, pero mucho más avergonzada de otras muertes de mujeres cuasi disfrazadas de suicidios”, dijo Marisa Peñalva, tía de Luján.
En ese contexto de búsqueda y de lucha por la verdad, Gustavo Peñalva dialogó ayer con El Tribuno, único medio que durante años lo acompañó en su luto interminable y en su irrenunciable búsqueda de la paz para su hija Luján.
“Durante cinco años la gente me miró con recelo o desconfianza. Durante todo ese tiempo nuestra familia se encargó de no olvidar a Luján. Un día como hoy, salí a la calle y me encontré con otras miradas, con gente que volvió a creer en nosotros, con millones de argentinos pegados en los medios entendiendo que nuestro predicar no quedó en el desierto. Sé que aún falta mucho para la verdad, pero al menos el país y parte del mundo saben que en Salta no callamos, que no nos adormecieron los tiempos y que la Justicia puede ser lenta, pero siempre llega”, dijo.
“No voy a adelantar nada. Estamos solicitando en estos días la reapertura de la causa y una investigación acorde a los tiempos, con tecnología nueva y con la premisa que sea verdadera justicia”, añadió. 
“Hoy no acuso a nadie y a la vez los acuso a todos. A los que saben por callar y a los culpables por cobardía”, dijo el papá.
En tanto, Marisa Peñalva aseguró que “nunca esperé tanta resonancia y tanta gente interesada en la verdad, me sorprende saber que algo está cambiando, que todas esas muertes de chicas y adolescentes no va a ser en vano. Yo sé que no todos pueden hacer lo que estamos haciendo, pero el Estado debe garantizar verdadera justicia para todos, sean las víctimas humildes, pobres o carentes de todo. Cerrar las causas sin investigaciones serias es un verdadero crimen. Una omisión que nos mata a todos, porque todos podemos ser víctimas de un sistema corrupto, que arregla las cosas a conveniencia”, sostuvo.

El caso

El 16 de julio de 2012 las dos adolescente aparecieron sin vida en el barrio San Carlos.
Muchas versiones surgieron desde entonces.
La causa, en apariencia, se paralizó en el momento mismo que el gobernador de la Provincia, antes de que se conociera públicamente la causa aparente o científica de las muertes, anunciara por televisión que se trató de un doble suicidio. 
Desde ese momento y hasta el dictamen forense de científicos y detectives estadounidenses la causa durmió el sueño de los justos. Cinco años después en el túnel del tiempo se hizo una luz. El tiempo dará la razón.

Una detective chiquita pero de temer

Para la familia Peñalva nada se podría haber hecho sin la impecable labor de una investigadora y licenciada en derecho Ninoska Martínez.
Según Gustavo y Marisa Peñalva -padre y tía de Luján-, “la detective fue la primera en hallar inconsistencias en el expediente penal acercado por nuestra defensa. Ese fue el punto de partida para llegar a un gran equipo de forenses y patólogos que de poco fueron peritando cada una de las pruebas existentes, descubriendo los baches investigativos y los vicios de la instrucción del caso”.
“Hoy creemos que demostramos científicamente -al menos- que lo que nos dijeron sobre sus muertes no se ajusta a la verdad. Ahora vamos a probar que lo que fallaron para el caso Yanina Nuesch y Luján Peñalva, no se ajusta a derecho y eso no es justicia”, dijo el papá de Luján.
Marisa aseguró que por el momento “estamos recalando en las pruebas y en los próximos días elevaremos nuestro pedido formal para la reapertura del caso”.
“Este hecho debe ser investigado por una fiscalía penal de graves atentados, porque no se puede hablar más de un pacto suicida y menos de un doble suicidio”, remarcó. 
“Eso para nosotros hoy es parte de un pasado vergonzante”, aseveró. 


.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...