Pueblo de cultivos de soja, maíz y cría de ganado, El Galpón se reconstruye no solo desde lo edilicio sino también desde lo social.
El sismo del 17 de octubre de 2015 aún muestra sus secuelas, pero ahora el paisaje se va modificando con trabajos que pretenden brindarle seguridad frente a la eventualidad de la naturaleza y fundamentalmente para ubicarse como una comunidad que busca insertarse en las exigencias modernas.
La distribución más adecuada de los recursos financieros para obras esenciales es el eje sobre el que el intendente Federico Sacca pone su interés y lo explica en diálogo con El Tribuno.

Lo más visible de El Galpón fue la destrucción de la histórica parroquia y de la escuela Magdalena Gemes de Tejada, que ya tiene edificio nuevo, pero hay otros grandes detalles...
Desde los primeros días del año se inició la construcción del nuevo templo San Francisco Solano. Como municipio, hicimos el aporte que nos corresponde, pero es una obra que lleva adelante el Arzobispado y tiene muy buen avance. Estamos poniendo el esfuerzo en el plan de viviendas para la comunidad aborigen Samuel Canaleja, que a fines de este mes se prevé entregar. Esto se suma a la construcción de casas de una cooperativa, cuya conclusión y entrega será para la misma fecha. Y algo que tiene que ver con los efectos del temblor, es un plan de mejoramiento habitacional, lo último que nos quedó pendiente y lo hacemos a través de un convenio entre el municipio y el IPV.

¿Y con el Plan Bicentenario?
Con esos fondos trabajamos en una obra muy importante: la red de agua para El Tunal en sectores que no tenía. Es para aprovisionar al paraje Los Rosales y también para Las Costas, un sector muy vulnerable del municipio, ubicado en el límite con Santiago del Estero. Allí se construirán núcleos básicos; es decir, baños para muchas familias que les permitan un saneamiento esencial en sus viviendas rurales.
El Tunal es hoy una urbanización importante con relación a los otros parajes...
Efectivamente, se trata de la última urbanización que tenemos y en donde brindamos servicios de recolección de residuos, limpieza de calles, mantenimiento de luminarias, entre otras tareas. El resto de los parajes, como San José de Orquera y Los Rosales, son pequeños a los que se atiende con provisión de agua, asistencia social y por primera vez se hará un plan sanitario con núcleos húmedos, construyendo los pozos ciegos en las condiciones adecuadas y el baño completo.
¿Cómo trabajaron con los vecinos que se negaron a demoler sec
tores de sus casas dañados por el temblor?

Hubo varios casos en los que no aceptaban hacerlo, porque consideraban que podían buscar soluciones a través de reparaciones específicas. Pero algunas de esas situaciones significaban una inversión muy importante, ya sea por el tamaño de las casas, la magnitud del daño o la complejidad de las probables reparaciones. Pero como municipio por un lado y como ciudadanos responsables, por el otro, tenemos que comprender que debemos garantizar la seguridad de todos. Antigedad, humedad, falta de mantenimiento en general, en algunos casos el abandono y otros aspectos, debilitaron a esas propiedades y el movimiento telúrico prácticamente las quebró.
La proximidad de elecciones legislativas y los movimientos políticos, ¿lo afectan de alguna manera en sus proyectos?
Para mí la prioridad es seguir trabajando y cumplir con lo que he venido a hacer como intendente. Estamos en el inicio del segundo año de gestión y el plan proyectado es a cuatro años. Me voy a preocupar si, cumplido ese plazo, no haya cumplido con los objetivos planteados. Los comicios son de renovación legislativa, y en El Galpón el Concejo Deliberante tiene una actividad muy independiente, como debe ser, tanto de la oposición como del oficialismo.
Y hasta tendrán edificio propio...
Hemos avanzado en la edificación y tendrá su sede propia. El Concejo siempre funcionó en una propiedad alquilada y próximamente se inaugurará su casa. Se construyó en el viejo mercado municipal, que también fue dañado por el sismo. Fue puesto en perfectas condiciones el sector y funcionará también la Dirección de Tránsito y Seguridad Vial y otras dependencias. Pero además prevemos abrir allí una oficina de Defensa del Consumidor, algo muy novedoso para el pueblo que no teníamos.
¿Mantiene una relación cercana con Metán, la cabecera del departamento?
Siempre está el ánimo de hacer cosas en conjunto. Estoy seguro de que la regionalización de los trabajos nos hará más grandes a los tres municipios, Metán, Río Piedras y El Galpón. Con los intendentes de la zona hablamos mucho de política, pero apuntando a lo que podemos mejorar en nuestras comunidades. Un ejemplo clave es la disposición y tratamiento de la basura, para el cual como municipio estamos próximos a conseguir un predio que transferirá la Provincia. Allí queremos desarrollar un vertedero adecuado, y con los intendentes del departamento analizamos la posibilidad de conformar un consorcio que nos favorezca a todos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...