Según datos del Observatorio Integrado de Salud Mental, a lo largo de un mes se atienden más de 5 mil consultas por salud mental en toda la provincia. El hospital Miguel Ragone, ubicado en la capital salteña, recibe por mes alrededor de 2.250 casos y alcanza un número anual cercano a 27.000. En las 47 áreas operativas de salud en que se divide la provincia hay alrededor de 60 consultas mensuales.
Los diagnósticos más frecuentes que se detectan en el Ragone son, en orden de mayor a menor frecuencia: esquizofrenia paranoide, trastornos de ansiedad generalizada, trastornos depresivos y esquizofrenias no especificadas. El grupo de edad que tiene entre 15 y 49 años representa al 60% de las consultas.
En el hospital hay 183 personas internadas, cuyos diagnósticos son psicosis (35%), retraso mental (23%) y depresión profunda (24%), entre otros. Alrededor del 95% de los casos son judicializados, es decir que cuentan con intervención de la Justicia. El 5% restante corresponde a internaciones voluntarias.
De las personas que están internadas hace años hay dos NN, personas cuya identidad no se conoce, aunque está en trámite su identificación.
Los profesionales de la salud concuerdan en que en los últimos años han aumentado los casos de trastornos por ansiedad y depresión, acentuados por los estilos de vida actuales.

Un poco de historia

Este centro hospitalario llegó a alojar a alrededor de 300 personas con padecimientos mentales en condiciones de hacinamiento, cuando en 2010 recibió al centenar de pacientes que había en la casa de internación de Potrero de Linares. Este lugar, que se abrió en 1930, durante el gobierno militar de Uriburu, "guardó" durante décadas entre paredes y cerros a decenas de hombres y mujeres. En 2013 la propiedad, de más de cinco mil hectáreas, fue donada por la Provincia en parte a la Curia para que la organización brasileña Fazenda trabajara en recuperación de adicciones y en parte a Salta Forestal.
En cuanto a las personas que han tenido problemas penales y han sido declaradas inimputables, el gerente general del Ragone, el médico psiquiatra José Quiroga, reveló que antes había 36 usuarios que estaban hacinados y que ahora hay 16, que es la capacidad máxima. Los profesionales de este hospital se encargan de su salud mental.

Trabajo invisible

En el hospital Ragone trabajan 85 profesionales de la salud: 7 psiquiatras -que no tienen disposición permanente-, 10 psicólogos, 5 trabajadores sociales, 4 nutricionistas y 59 enfermeros.
Si bien los servicios aumentan, no hay incorporaciones. Ellos se encargan de las internaciones y de las atenciones en dispositivos alternativos como residencias asistidas, centros sociosanitarios, atención domiciliaria y unidad de prealta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...