La noticia corrió tan rápido como el disparo que la originó, ensanchando la herida que la violencia y la droga abrieron hace tiempo en la comunidad de Pichanal. 
Un estudiante secundario de 16 años disparó un arma calibre 22 en medio de la clase e hirió en la cara a su compañera de 14 años. Pasó ayer, alrededor de las 19.30, en el primer año segunda división del colegio rural 5197 Juan Domingo Perón, en el barrio wichi.
Según los testimonios recogidos y el informe policial, la jornada escolar -que en el colegio arranca a las 16- había comenzado con tranquilidad.
Sin embargo, solo tres horas y medias después alumnos y docentes de todo el colegio escucharon una detonación que les mostró que la violencia ya está instalada en las aulas.
Los motivos ni cómo se produjo el disparo fueron unánimes hasta el cierre de esta edición.
El adolescente le dijo a la Policía, después de que lo detuvieron, que el disparo fue accidental. Explicó que había llevado el arma al colegio para protegerse a la salida y que, cuando se le mostraba a su compañera, se le escapó un tiro que terminó hiriendo en el pómulo izquierdo a la chica.
Una fuente que estuvo junto a la adolescente herida contó anoche que, en medio de su dolor, aún consciente, ella dijo que no fue accidental. Incluso, cuando la llevaban al hospital, llegó a afirmar: “Ese es un drogado”.

Otra versión que corrió anoche en el pueblo es que el adolescente habría ingresado al aula con el arma y podría haberla estado mostrando a sus compañeros, incluso apuntando a todos. En ese juego se le habría escapado el disparo que terminó hiriendo de gravedad a su compañera.
Asustado o nervioso por lo sucedido, el chico arrojó el arma por una ventana que da a la avenida Rivadavia.
Una fuente de la Policía indicó que entre ambos estudiantes no existe ningún vínculo, descartando con ello que se tratara de un ataque femicida.

Revuelo

Tras la explosión que se escuchó en el edificio hubo una gran confusión en el colegio hasta que todos los docentes y estudiantes supieron lo que había sucedido.
Durante media hora hubo chicos que intentaron salir corriendo, otros curiosos que buscaban acercarse al primer año segunda división. Durante media hora se interrumpió toda actividad. Luego, las autoridades del colegio pudieron imponer algo calma y enviaron a todos a sus casas, mientras la Policía ya aislaba el aula, la menor era atendida y su supuesto agresor era detenido.
La alumna fue llevada primero al hospital local y luego al de Orán, San Vicente de Paúl. Al cierre de esta edición, era trasladada a la ciudad de Salta, ya que la bala le quedó alojada en la cabeza. 
Fue una coincidencia que por la zona estuviera el jefe de la Policía, comisario Ángel Silvestre, quien fue al colegio y fue recibido por el jefe de la comisaría 21, Carlos Torres. Efectivos de Criminalística y peritos del CIF relevaron todo el lugar.

La droga, presente 

Cuando los policías le revisaron la mochila al adolescente que hirió a su compañera le encontraron marihuana. La víctima lo describió como “ese es un drogado”. Y todo Pichanal anoche habló de las gravísimas secuelas que está provocando la droga entre los adolescentes y jóvenes, especialmente en los establecimientos escolares.
“Hoy los chicos llevan armas, marihuana, paco, cuchillos, etc., al colegio. Es moneda corriente en algunos colegios. Y siempre cuando los descubren dicen lo mismo: que es para defenderse porque son de barrios jodidos. A veces vos explicás algo y entre esos que están idos de la droga a alguno se le ocurre darte un tiro porque a lo mejor no está de acuerdo con tu clase o la nota y te mata de una”, dijo anoche, exasperado, un docente de Pichanal. “Los docentes estamos expuestos y también los chicos inocentes”, añadió.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...