Con todo el esplendor de Walt Disney

Utilizado durante mucho tiempo como perro de caza, convertido luego en el típico perro de los cocheros, para terminar entre las razas de compañía, el Dálmata debe su último esplendor a una famosa película de Walt Disney. Extremadamente limpio, se encariña con el amo, pero, sin embargo, sabe mantener una conducta independiente a cierta distancia con él, que al ojo del profano puede incluso parecer desinterés.

Cazador, escolta, niñera, guardián, compañero. Esta raza es algo más que una estrella de cine. Sus cualidades no se conocen como debieran y la realidad es que esconde bastante sorpresas. Eso si, parece que hay acuerdo al catalogarle como uno de los mejores perros de compañía y, aunque va de altivo y orgulloso, desborda afecto y simpatía por los suyos.

Los orígenes

Por Walter Octavio Chihán, médico veterinario

Aunque en esta raza el nombre indica su tierra de origen, parece, sin embargo, que este perro es el fruto de cruzamiento entre el Pointer y el Bull terrier, realizado por un grupo de criadores ingleses. Conocido en Italia ya desde el XVII, fue, durante un cierto periodo, casi el símbolo de los Papas, pues era tenido en gran consideración, en cambio, en Francia, a mediados del siglo siguiente, obtuvo éxito como perro de las carrozas. 

Los nobles, en efecto, solían hacer seguir a sus hermosas carrozas por jaurías relativamente numerosas de estos perros para mostrarle al pueblo todo su poder y su riqueza. Siguió un periodo de decadencia, que duró hasta finales de los años cincuenta de nuestro siglo. A partir de entonces, el número de apasionados a este animal comenzó nuevamente a aumentar en Inglaterra, Francia y Alemania.

Como país de origen se lo disputan Dinamarca, Croacia, por la localidad de Dalmacia y hasta Inglaterra, por que se cree que unos criadores de ese país estandarizaron la raza.

Características

El Dálmata es un perro de constitución fuerte y sólida, pero elegante, sin evidenciar signos de pesadez. 

La cabeza tiene el cráneo relativamente ancho, las orejas de nacimiento alto, llevadas colgando, con la base redondeada. Los ojos brillantes, relucientes y redondos, le confieren una expresión atenta e inteligente. El cuello es moderadamente largo y ligeramente arqueado y el tronco tiene un dorso sólido y riñones musculosos y robustos. Las extremidades anteriores y posteriores están bien musculosas y caen en aplomo correcto.

Los cachorros nacen de blanco inmaculado y las manchas negras no aparecen hasta pasados 15 días, aproximadamente. Además, éstas deben tener una medida aproximada de entre 1 y 5 centímetros de diámetro. En las extremidades son bastante más pequeñas que el resto del cuerpo, donde no deben amontonarse formando placas.

Conviene mencionar que la falta de pigmentación en las zonas de la nariz y ojos se considera un defecto estético dentro de la raza y un signo de degeneración. La raza es predispuesta a tener cálculos urinarios. También la sordera congénita, es otro de los males propios del Dálmata.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...