Escasez de personal y pésimo estado edilicio en el Ragone

Trabajadores del hospital de salud mental, Miguel Ragone, se manifestaron en la puerta del edificio en reclamo por las malas condiciones laborales en las que tienen que desempeñarse y que incluyen desde la escasez de personal, uniformes e insumos, hasta el pésimo estado del edificio, en especial de la cocina, los baños desbordados que emanan olor nauseabundo y el lavadero.

Durante la protesta, de la que participaron alrededor de 35 personas que portaban banderas y tocaban bombos, se llevó a cabo una asamblea en la que evaluaron que medidas tomar dada la situación crítica que atraviesa el centro asistencial. Resolvieron continuar su lucha.

Roxana Ramírez, delegada del gremio ATE y trabajadora del sector Servicios Generales y Mantenimiento explicó que los trabajadores de esa área, que hacen limpieza, tareas de lavado y cocina, carecen de un lugar digno para cambiarse. "Los sanitarios, la cocina, los lavaderos están en pésimo estado. Los chicos de mantenimiento y nosotros, los de cocina, no tenemos uniforme. Todo esto afecta nuestro trabajo diario", sostuvo.

Unos 30 trabajadores de Servicios Generales y Mantenimiento conforman el turno mañana, unos 25 en la tarde y hacen falta más de 10 trabajadores, según Ramírez. Esa última cantidad de puestos eran antes ocupados por personas que han renunciado, fueron despedidos o se jubilaron. Los protestantes se quejaron porque no les han devuelto ese personal, por lo que exigen nuevas incorporaciones.

La solución al conflicto es un mayor presupuesto para infraestructura. La delegada considera necesario que los ministros de Salud y Economía visiten el hospital para ver su estado puesto que es esencial mejorarlo y hacer refacciones para que quede en condiciones y los trabajadores puedan cumplir sus roles bajo normativas de higiene y seguridad.

En el centro asistencial hay 112 pacientes internados. En 2011 habían 220. Hay 26 camas en la sala de pacientes agudos y seis en la guardia.

Néstor Guaymás, otro trabajador, contó que trabajar día a día en el hospital Ragone es muy complejo. "Asistimos a pacientes psiquiátricos y lamentablemente es un trabajo insalubre en ciertos aspectos. Pese a eso no contamos con los elementos suficientes que deberíamos tener. Los baños están espantosos. Ahora los están arreglando. Están intentando arreglarlos porque nosotros salimos a manifestarnos".

Víctor Chuquisaca, referente de ATE expresó que si bien trabaja en mantenimiento en otro hospital, decidió concurrir a la protesta para apoyar a sus compañeros. Aseguró que en el hospital Ragone trabajan 49 enfermeros y que es necesario incorporar 16 más. El hecho de que no se repongan los cargos de trabajadores que se jubilaron hace que los enfermeros tengan que sobrecargarse para las atenciones de los pacientes. Hay dos enfermeros por sala de 30 pacientes. Sin contar la falta de medicamentos.

Respuesta

El miércoles, los trabajadores se reunieron con el gerente general del hospital Ragone. Describieron que la gerencia si hizo los trámites y pedidos ante el Ministerio de Salud, pero que es ahí donde está trabado el conflicto ya que las autoridades de esa cartera son quienes deben levantar la barrera que impide el ingreso de trabajadores, enfermeros al Estado, debido al pacto fiscal, que tampoco permite el pase a planta.

Al ser consultado por la problemática, el gerente general del hospital Miguel Ragone, Fernando Acuña, explicó a El Tribuno que el centro asistencial depende del nivel central. "Todos los reclamos, ellos (los trabajadores) los tienen que dirigir al ministerio. De todas maneras, nosotros hicimos todas las gestiones. Se está resolviendo el tema de la parte edilicia porque este es un hospital viejo. Tiene más de 50 años, por lo tanto tiene tantos problemas como puede tener cualquier hogar, casa, con tantos años".

Acuña informó que de a poco se desarrollan refacciones, reparos, con plata del Ministerio y del hospital también, proveniente de la recaudación de arancelamiento.

El gerente destacó que el panorama económico y de crisis es complejo para todo el país y considera que en el hospital tienen las necesidades que posee toda la población e instituciones hoy en día.

Finalmente, sobre la cantidad de trabajadores, refirió que "estamos justos, eso es real".

Se podrían sumar nuevas renuncias a las guardias

Los médicos del San Bernardo amenazan con imitar la medida del Materno. 

Médicos sostienen que hay indiferencia por parte del Gobierno a los reclamos de un sector de los profesionales de la salud. Hace dos semanas, al menos 40 ginecólogos y obstetras del Hospital Público Materno Infantil (HPMI) decidieron renunciar a la extensión horaria. 

Las primeras dimisiones de los médicos del Materno se harán a partir del 9 de noviembre. Mientras tanto, los profesionales del hospital San Bernardo amenazan con tomar la misma medida, debido a lo poco que cobran por esas horas. Pese a los múltiples reclamos, no pudieron mejorar, así lo señaló Juan Carlos Erazú, titular de la Asociación de Profesionales de ese nosocomio. 

Aseguró que se plegarán a la medida de fuerza adoptada por los médicos del Hospital Materno.

Justino Ustarez, referente de la Asociación Interhospitalaria y titular de la Asociación de Profesionales del Hospital Materno Infantil (Aspromin), comentó a El Tribuno que desde que las renuncias fueron presentadas hace 14 días al Ministerio de Trabajo y a la gerencia del hospital no hubo respuestas de parte del Gobierno; es más, expresó que “minimizaron” la problemática.

El referente gremial comentó que durante estos días están sumándose nuevas renuncias a las horas de las guardias del servicio de traumatología y clínica medica para la semana que viene. 

Según los números que están manejando desde Aspromin, habría un total de 65 renuncias en el Materno Infantil. Todavía no se sabe cuántos médicos del hospital San Bernardo se sumarán a esta medida de fuerza.

Ustarez denunció que hay temor en muchos médicos por posibles represalias por parte de las autoridades y es por eso que hay profesionales que por el momento decidieron no unirse al reclamo. 

“El salario no alcanza y por las horas guardia se paga poco. En los hospitales Materno Infantil y San Bernardo se recargan de mucho trabajo y eso produce molestia de los colegas”, explicó el delegado de Aspromin. 

El principal punto de reclamo de los profesionales es por lo que les pagan por la hora guardia. Están pidiendo que se aumente a 650 pesos. Ese monto surge de lo que plantea como sugerencia el Colegio Médico, más un 20% de especialidad. 

En este punto hay una discordancia entre el Gobierno y los médicos. 

En una entrevista a diario El Tribuno el ministro de Salud, Roque Mascarello, manifestó que “con el adicional que reciben, la hora guardia se cobra alrededor de 450 pesos”, mientras que los profesionales denuncian que el monto no llega a los 300 pesos. 

“Nosotros tenemos el sueldo básico de 9.900 pesos y todo lo que se cobra en negro con 30 horas semanales llegamos a 25 mil pesos. Entonces vamos a tener una jubilación baja. Acá nunca nos escuchan y por eso la renuncia de algunos servicios. Todavía no tuvimos ninguna respuesta”, destacó Ustarez. Desde el gremio estaban esperando esta semana una reunión con el ministro de Salud, pero hasta el momento no se concretó. Mientras los profesionales continúan reclamando que el ministro los atienda para poder disminuir esta problemática, Roque Mascarello garantizó las guardias “sin ningún tipo de dificultad” en el Materno Infantil.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...