Una escuela con muchas necesidades

La escuela rural Presidente Raúl Alfonsín, ubicada en el lote Santa Rosa de la ciudad de Gral. Güemes, tiene muchísimas necesidades edilicias, como la colocación de gas natural, un tinglado en el patio externo, el techado de un tramo de la galería interna, arreglos de juegos, tapiado perimetral y un camino de acceso a la escuela en óptimas condiciones, eso como lo más importante a los que se suman otras necesidades.

La Raúl Alfonsín es una escuela muy particular que se encuentra ubicada dentro de una propiedad privada como lo es el ingenio San Isidro, fue creada con la finalidad de brindar enseñanza primaria a los hijos de los trabajadores de la caña de azúcar. Cuando el ingenio entró en quiebra en la década de los 90, estuvo a punto de quedarse sin alumnos, debido a que los nuevos dueños de la firma Emaisa desalojaron a las familias que aún vivían en el lote pero ya no como trabajadores de la fábrica de azúcar, estas personas fueron reubicadas en terrenos de los que hoy es el barrio 1 de Mayo.

Casi sin alumnos se comenzó a evaluar la posibilidad de su cierre; sin embargo, los niños del 1 de Mayo volvieron a inscribirse en esa escuela, aunque para llegar debían caminar un kilómetro atravesando por sendas de los cañaverales.

Hoy su realidad es muy distinta, con una población que se extiende con dirección este, la distancia entre la escuela y la ciudad de General Güemes se fue acortando radicalmente, sin embargo entre los barrios nuevos y la institución educativa continúa existiendo una distancia de casi un kilómetro.

Con este incremento poblacional, la demanda de asiento se ha duplicado en los últimos años y se espera un incremento aun mayor para los años venideros. "La escuela no cuenta con un tinglado en el único patio de juegos, por esta zona hace muchísimo calor en verano y mucho frío en invierno, cuando llueve deben permanecer en las aulas, también carece de un techo que los proteja cuando se trasladan de un sector a otro atravesando un pasillo, la cocina es muy precaria usa gas envasado y cuando se acaba de debe cocinar a leña, los niños son de escasos recursos y desayunan y almuerzan", manifestó José Martínez de la comisión de padres. "Nosotros, como comisión de padres en forma conjunta con los docentes, realizamos bonos contribución y festivales folclóricos para juntar dinero, no nos fue muy bien pero alcanzó para algunas necesidades menores, vamos a continuar trabajando pero quisiéramos contar con el apoyo de nuestras autoridades legislativas para conseguir los objetivos en forma más rápida. Cuando se presentan los días lluviosos, el camino se vuelve fangoso, con un barro muy pegajoso", concluyó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...