El reloj marcaba las 2.05 del domingo. A esa hora, la Policía Vial realizaba un control de rutina en la avenida San Martín al 700. Los efectivos hicieron parar una Sandero Stepway y le hicieron el test de alcoholemia al conductor, el resultado: 0,37 de alcohol. El tema es que quien manejaba era el titular de la Subsecretaría de Tránsito y Protección Ciudadana de la ciudad de Salta, Nicolás Kripper.
“El operativo se realizó sin disturbios ni desorden. Se labró el acta de infracción correspondiente. Se le secuestró la licencia de conducir y se pasaron todas las actuaciones al Tribunal de Faltas del municipio”, señalaron a este diario desde la Policía de la Provincia.
El propio Kripper reconoció que cuando sucedió el operativo no opuso ningún tipo de resistencia, y ni siquiera mencionó a los uniformados su cargo en el municipio, para no entorpecer el procedimiento.
“Esto debe ir por los carriles normales. Hay que respetar los procedimientos, ya que todos somos iguales ante la ley, y esto quedó demostrado en esta oportunidad”, sentenció el funcionario municipal.
Desde el entorno del intendente Gustavo Sáenz señalaron que había mucha molestia, ya que aseguraron que “los funcionarios tienen que dar el ejemplo”.
Este caso generó mucha polémica, y hasta anoche se esperaba el pronunciamiento del secretario de Gobierno, Ricardo Villada, quien es el jefe directo de Kripper. Hasta el cierre de esta edición, no hubo ningún pronunciamiento oficial, por lo que el titular de Tránsito sigue al frente de su cartera. 

Sin alcohol

Desde junio de 2014 rige en la ciudad de Salta la ordenanza de “Tolerancia cero” a la hora de manejar. Antes se podía dar hasta 0,5 en los controles de alcoholemia. A partir de ese momento, los controles se intensificaron los fines de semana en puntos clave.
Es más, el municipio capitalino firmó un convenio con la Policía de la Provincia para ampliar la capacidad operativa. Justamente la Policía Vial controló el fin de semana 11.000 vehículos en toda la provincia. De ese total, 142 fueron los conductores que manejaban tras haber tomado alcohol. En toda la provincia se hicieron 1.509 test de alcoholemia. 
Nicolás Kripper contó que la noche del sábado participó de un brindis. Contó que al momento en que fue detenido por la Policía él trasladaba a sus padres, que son dos personas mayores que tienen problemas en la vista. Además afirmó que había tomado poco alcohol, por lo que no se sentía impedido para manejar. Al tiempo que pidió disculpas a los vecinos por la falta que cometió. El vehículo no le fue retenido.

La multa

Por esta falta, el carné puede ser retenido hasta seis meses, con la aplicación de la ley provincial 7.846 de Tolerancia Cero, que fue actualizada con la Ley 7.913.
Si se tiene en cuenta la multa económica que deberá afrontar el funcionario de la comuna, en caso de realizar el pago voluntario, las sanción va de entre 100 y 300 unidades medidas por el litro de nafta infinia, es decir desde que deberá pagar entre 4.000 hasta 12.000 pesos. 
En caso de que no se haga efectivo el pago voluntario, la multa total es más cara. Va de entre 300 y 800 unidades, es decir entre 12.000 y 32.000 pesos. 

El respaldo a Kripper

El jefe de Gabinete municipal, Luis María García Salado, salió ayer a dar su respaldo al cuestionado Nicolás Kripper. García Salado, quien fue secretario de Gobierno, conoce bien a Kripper. Consultado sobre el incidente, le dijo a AM 840 Radio Salta que el titular de Tránsito y Prevención “es un excelente funcionario y muy responsable”. Al tiempo que reconoció el error de Kripper y que no fue apropiado conducir luego de haber tomar alcohol, pese a que la graduación que salió en el test fue poca. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...