“Si el PAMI hubiera escuchado mis denuncias, un paciente estaría con vida”

El hartazgo de Carolina Pérez sobre las graves irregularidades que observó mientras estuvo como jerárquica en la Clínica del Neurodiagnóstico destapó un escándalo del que aún no se tiene dimensión hasta dónde llegará. “Quería que se corté”, dijo a El Tribuno.
Fue quien denunció al centro médico del neurólogo Emilio Benítez ante la Justicia Federal por un supuesto fraude millonario al PAMI. También apuntó contra funcionarios de la obra social de los jubilados por connivencia en las posibles estafas. A la vez hizo una presentación en el Ministerio de Salud que derivó en la clausura de la clínica de calle Jujuy al 140.

¿Cuánto tiempo trabajó en la Clínica del Neurodiagnóstico?
Entré en 2013 a trabajar como instrumentista, que es mi profesión, y en 2017 me hago cargo de una administración general hasta octubre pasado, cuando quedo afuera.

En todo ese tiempo, ¿cuáles son las irregularidades que detectó?
No fue todo el tiempo, sino cuando yo entro como administradora general y es cuando noto la compra irregular de medicación e indumentaria para cama que venía del hospital San Bernardo, venían en bolsas negras de manos de una persona que trabaja actualmente en el San Bernardo y se la vendía a menor costo al doctor Emilio Benítez.

¿Esos insumos se tenían que rendir al PAMI, que es prácticamente la única fuente de ingresos de la clínica?
No, el PAMI no paga por medicación o prestación sino paga por cápita, la clínica tiene 4.000 capitados y la obra social paga por esos afiliados reciban atención o no. La obra social no pide un detalle de lo que se compra.

¿La compra irregular de los insumos es la primera irregularidad que vio?
Sí, y es muy fácil de comprobar. Si se pide factura de compra de medicación de la clínica durante 2017 no se va a encontrar ninguna. Ahí la Justicia se puede dar cuenta de que se compraba en negro. Otra falencia que noto es la falta de médicos y enfermeros para la atención de los pacientes. Después se detectan irregularidades con las planillas diarias emitadas para el PAMI. Una auditora de la obra social se da cuenta de las irregularidades en las anotaciones de las planillas y ella me lo reclama a mí y es ahí cuando yo le hago el reclamo a mi superior, que era Daniel Tolaba (el gerente de la clínica) y por esa causa yo quedo afuera.

¿Esa fue la razón por la que deja de trabajar en la clínica?
No, a mí me hacen una causa por un supuesto faltante de caja, pero en realidad fue por el reclamo que hago de la falencia que había en la planillas diarias de los pacientes que se emitía al PAMI.

¿La situación que denunció en la Justicia, de que había falta de insumos y la compra irregular de medicamentos, afectaba la calidad de atención de los pacientes?
Claro que sí, de hecho cuando se comienza a trabajar con una droguería para hacer las compras, no se adquiría el ciento por ciento de medicación, se compraba un 30 o 40 por ciento. Si había 13 pacientes internados, por ejemplo, no alcanzaba la medicación básica para suministrarles.

La clínica fue clausurada por incumplir con los requerimientos elementales de higiene y seguridad, ¿vio alguna inversión en ese ámbito?
No, para nada, no había bioseguridad en la clínica, de hecho está el caso de una compañera quien se contagió de un virus intrahospitalario que le costó el 80% de su salud. Entonces higiene y seguridad no existe. Esto funcionó siempre así. Hay una denuncia en Medio Ambiente, por ejemplo, por el mal manejo de los residuos patógenos de la clínica. Cualquier persona que haya manipulado la basura se podría haber contagiado.

¿Qué la motiva a hacer la denuncia ante la Justicia Federal?
Yo sabía que acá en Salta era algo imposible que me lleguen a escuchar. Tengo entendido que el señor Benítez tiene muchas influencias, para decirlo de alguna manera, y no quería no ser escuchada porque ya tenía la experiencia de haber realizado dos denuncias anónimas al PAMI que nunca avanzaron, que si hubiesen avanzado uno de los pacientes estaría con vida.

¿Es decir que las irregularidades de la clínica llevaron a la muerte de al menos una persona?
Así es, yo comencé con las denuncias anónimas en septiembre pasado y luego pasó que en un fin de semana no había nada de medicación y es cuando se produce el deceso de ese paciente. 

¿Todas estas irregularidades pudieron haber pasado sin la complicidad del PAMI?
Sé de al menos una persona jerárquica que estuvo en complicidad con el contador Tolaba.

¿Cómo se siente con todo lo que está pasando con la clínica, el allanamiento y luego la clausura?
Por una parte me siento no sé si tranquila, porque todavía no se terminó de actuar, pero sí me siento escuchada. La otra parte que me tiene un poco afligida es por mis compañeros que quedaron a la deriva, porque nadie se acercó a decirles nada.

Algunos empleados ya venían denunciado atrasos en los sueldos y otros incumplimientos... 
Lo que yo estoy haciendo tenía que pasar ahora o en algún momento, si no era yo podía haber sido otra persona la denunciante. Pero, en realidad, estas irregularidades vienen desde hace mucho tiempo, las falencias de pago vienen desde hace años. Acá hay culpa de la patronal, pero también en parte de mis compañeros, que hicieron vista gorda y aceptaron las condiciones de trabajo. Hace seis meses que el personal no tiene obra social. De los cinco años que estuve trabajando solo pagaron un año y medio mis aportes jubilatorios.

Le vuelvo a preguntar, ¿por qué hace toda esta movida contra la clínica?
Es una cuestión personal, me refiero a que estamos hablando de vidas que se ponían en riesgo todos los días. No es por resentimiento ni da de eso que se pueda especular. Yo puedo conseguir otro trabajo. He visto y vivido muchas cosas y momentos feos en la clínica y quiero que se corte. Estamos hablando de vidas, de personas que podrían ser nuestros familiares, no de un kiosquito.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...