¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
18 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

“El cansancio recién se nota con la labor cumplida”

Entrevista con Julio Lozano, oficial principal buzo de la división lacustre, quien participó de las tareas de evacuación en Santa Victoria Este. 
Miércoles, 07 de febrero de 2018 20:38

El rescate de personas en el agua es tarea recurrente de Julio Lozano. No pasaron incluso ni tres meses de que debió reanimar a una joven que cayó del puente del dique Cabra Corral. Sin embargo, la misión de evacuar a miles de personas que comenzaban a ser alcanzadas por el río Pilcomayo fue algo nunca vivido. No sentir el cansancio, pensar en sus hijos cuando llegaban a personas desesperadas fueron solo parte de las miles de sensaciones vividas en una semana que sensibilizó a todo el país. 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El rescate de personas en el agua es tarea recurrente de Julio Lozano. No pasaron incluso ni tres meses de que debió reanimar a una joven que cayó del puente del dique Cabra Corral. Sin embargo, la misión de evacuar a miles de personas que comenzaban a ser alcanzadas por el río Pilcomayo fue algo nunca vivido. No sentir el cansancio, pensar en sus hijos cuando llegaban a personas desesperadas fueron solo parte de las miles de sensaciones vividas en una semana que sensibilizó a todo el país. 

¿Cómo diferencias esta misión que viviste durante una semana?
La tarea del lacustre es la búsqueda de personas, pero en cuanto a la evacuación de personas fue la primera vez -lleva seis años en esta división- y fue muy emocionante por la tarea que realizamos y por la delicada situación en la que estaban los wichis.  El hecho de observar a niños a la espera de ser evacuados, uno como padre tiene sentimientos aparte porque los ve como si fueran de la familia. 
Lo mínimo que caminábamos eran tres kilómetros y en el camino nos íbamos encontrando con perros de las diferentes comunidades quienes se alejaban de sus dueños cuando quedaban cansados de tanto andar. 

Julio Lozano a la derecha, en medio de las tareas de evacuación
¿Cómo encontraron a las personas al llegar?
Un viernes fuimos a La Curvita, nos entrevistamos con el cacique y él manifestó que la gente no se quería evacuar, entonces el primer día solo evacuamos doce personas. Después el sábado ya nos llamaba el mismo cacique pidiendo ayuda tras el avance del agua. 
Ahí cuando llegamos se mostraban primero afligidos por la pérdida de los bienes materiales pero después se vieron superados. 
Costó, había personas con lágrimas en los ojos porque solo podían irse con lo puesto. 
¿Sentías el cansancio?
La fuerza se acrecentaba día a día porque pedían ayuda. Uno encuentra fuerza donde no la tiene y en esas situaciones incluso aumenta y se alimenta de la vocación. 
El cansancio solo se notaba con la labor cumplida. Recién ahí uno podía ir a descansar para continuar con la evacuación al día siguiente. 
A veces dormíamos tres horas, cuatro horas, cinco horas... El sábado nos acostamos a las 23 y a las 2 ya hubo una alarma de crecida... Ese día trabajamos hasta las 4 de la mañana del domingo. 

Imagen que tomó Julio Lozano
Una vez que volviste, ¿que sentiste?
Diferentes sensaciones. Encontrar a mi familia, a mis hijos de cinco y siete que veían los medios y se alegraban de que haya salvado a chicos de su edad... 
¿Cómo viste a los habitantes de los diferentes parajes?
Su situación es muy precaria. Se notaba que no tenían los bienes necesarios para llevar a cabo una vida normal, pero con lo poco que ellos tenían estaban bien. Los animales los preocupaba y estos se quedaron en el lugar. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD