Aborto: solo nueve provincias  tienen protocolo no punible

La ley argentina permite el aborto en casos de violación o de peligro para la vida y la salud de la mujer, así lo especifica el artículo 86 del Código Penal de la Nación.

En marzo de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló sobre la interpretación que se debe dar sobre dicho artículo, y estableció que el aborto legal debe realizarse sin necesidad de autorización judicial y que en casos de violación basta con la declaración jurada de la mujer.

En el fallo denominado "F. A. L.", la Corte también le encargó a las autoridades nacionales y provinciales la implementación de protocolos hospitalarios "para la concreta atención de los abortos no punibles a los efectos de remover todas las barreras administrativas o fácticas al acceso a los servicios médicos". En 2015, finalmente, estableció diversas pautas que los protocolos deben contemplar e instó al Poder Judicial a no interferir en el acceso a la práctica. Hasta septiembre de 2017, según un relevamiento realizado por un grupo de organizaciones integrado por FUSA AC, Amnistía Internacional, Católicas por el Derecho a Decidir, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y Fundación Huésped, apenas 9 de las 25 jurisdicciones habían adherido al protocolo nacional o cuentan con protocolos que se ajustan a estos criterios. Son Chaco, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Misiones, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego (ver infografía).

Otras 7 dictaron protocolos que incluyen requisitos que dificultan el acceso a servicios de aborto seguro: Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Neuquén, Provincia de Buenos Aires, Río Negro y Salta.

Las 8 jurisdicciones restantes -Catamarca, Corrientes, Formosa, Mendoza, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán- no cuentan con normas locales.

Mortalidad por aborto

En 2016, en todo el país, hubo 43 muertes maternas por aborto, según el Ministerio de Salud de la Nación, pero esa cifra incluye todos los casos, sin discriminar entre interrupciones voluntarias del embarazo y abortos espontáneos, es decir, naturales.

"En el año anterior ese mismo indicador era 55, lo que significa que las muertes maternas vinculadas a un aborto se redujeron en un 20 % y representan el 0,025 % del total de defunciones femeninas", según el portal Notivida. Cuando se debate la legalización del aborto, el tema del riesgo de vida para la mujer que se somete a esa práctica ilegal es uno de los más esgrimidos pero llamativamente no va acompañado de ninguna estadística; aun así, es muy frecuente que se afirme que el aborto clandestino es la primera causa de muerte materna.

De hecho, el argumento fue reiterado en ocasión de la manifestación que tuvo lugar el mes pasado frente al Congreso. Nuevamente, sin datos que sustenten el tremendismo ni la declaración de que estamos ante "un grave problema de salud pública".

Sin embargo, cada año, el Ministerio de Salud da a conocer las estadísticas vitales del país, es decir, los nacimientos y defunciones que se producen en todo el territorio, la tasa de mortalidad infantil, la de mortalidad materna y las causas de los fallecimientos, entre otros.

Además, los datos se desglosan por género, franjas de edad, provincias, etcétera. Técnicamente, la mortalidad materna o muerte de mujeres gestantes es -según la Organización Mundial de la Salud- "la muerte de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo" y "debido a cualquier causa relacionada con el embarazo o agravada por el embarazo mismo o su atención". Es un indicador socialmente relevante porque está muy correlacionado con el acceso de la mujer a la atención médica durante el embarazo y a la atención obstétrica de calidad durante el parto. Entre las causas de esa mortalidad materna se encuentran las complicaciones que pueden surgir de un aborto, pero no solo inducido, sino también espontáneo. "En 2016 murieron por deficiencias nutricionales 945 personas: 420 varones y 525 mujeres. De las 585 mujeres que se suicidaron, trescientas tenían menos de 35 años", dice Mónica del Río, directora del portal Notivida. Y concluye: "Mueren muchas más mujeres por desnutrición o por suicidio que a consecuencia de un aborto provocado, pero esas muertes no ocupan el mismo espacio, ni en los medios de comunicación, ni en los reclamos del movimiento feminista".

 

.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Encuesta

¿Crees que la llegada de un nuevo ministro de Economía mejorará el escenario económico del país?

Importante ahora

cargando...