Desde el municipio borrarán todos los pañuelos blancos

Un funcionario de la Municipalidad de Salta aseguró a El Tribuno que se van a remover todos los pañuelos blancos que se pintaron en los espacios públicos de la ciudad por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, que se conmemoró el sábado último.

Las pintadas se hicieron en el marco de una campaña nacional de organismos de derechos humanos. En la plaza Belgrano, los pañuelos que simbolizan a las Madres de Plaza de Mayo se habían dibujado en torno al monolito del general Gemes, pero una agrupación de gauchos decidió borrarlos porque los consideraron "vandalismo". Luego militantes de organizaciones sociales los volvieron a pintar.

Sobre este tema se expresaron en los últimos días el ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia de la Provincia, Marcelo López Arias, quien aseguró que las pinturas no se pueden considerar una ofensa, y el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj (ver página 7). Habló también la cineasta salteña Lucrecia Martel, quien calificó como un "espanto" que los gauchos borraran los pañuelos que se habían pintado "para recordar una fecha tan triste" como la caída de la democracia. Nora Cortiñas, titular Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, también expresó su malestar con lo que sucedió (ver aparte).

"Hay que sacar"

El director general de Espacios Verdes, Sebastián Goytia, reveló ayer a El Tribuno que se planea quitar todos los pañuelos que se pintaron en los espacios públicos de la ciudad, aunque aclaró que Obras Públicas se encarga de eso. "Hay que sacar, hay que repintar todo. La idea es, donde se pintó, volver a pintar todo lo que es monumentos y monolitos. Remover lo que hicieron y volverlos a pintar. En las plazas, también", afirmó y explicó: "Todo lo que es monumentos y estructuras edilicias lo ve la gente de Obras Públicas. Ellos son los que pintan y arreglan. Eso se coordina a través de Obras Públicas porque el mantenimiento lo hacen ellos".

Este medio buscó una reconfirmación oficial de esta decisión por parte de la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad pero no logró una respuesta.

Consultada por El Tribuno, María Morales Miy, integrante de Hijos, consideró vergonzosa la resolución que se comunicó desde el Gobierno de la ciudad. "La verdad es que me parecería una vergenza si esto pasara porque justamente desde los Estados nacional, provincial y municipal deberían tener políticas que apoyaran y respetaran a todos los grupos sociales, sobre todo, a aquellos que trabajan en función de los derechos de todos", manifestó.

Morales Miy, ex directora general de Derechos Humanos de la Municipalidad, expresó que "los derechos humanos deberían ser una política de Estado", y evaluó que la campaña que promueve la pintada de pañuelos blancos "no afecta en nada a los monumentos ni a los espacios que están conservados como patrimonio".

"No ensucian las calles ni mancillan símbolos patrios. Es una campaña pacífica de un símbolo pacífico, que representa años de lucha y resistencia en favor de las políticas de memoria, verdad y justicia", expresó.

En la pintada de pañuelos participaron agrupaciones sociales, políticas, de derechos humanos y vecinos autoconvocados. "Hubo muchísima gente. Si nos ponemos a ver los pañuelos de la ciudad, ni siquiera son todos iguales porque cada uno hizo su molde y los pintó con sus compañeros", contó.

Sobre la oposición que tuvo esta campaña, planteó: "Les molesta que los grupos de derechos humanos estemos presentes para recordar la última dictadura militar, para decir que esto fue un genocidio y que esto ocurrió porque fue un terrorismo de Estado. Les molesta que sigamos hablando de los 30 mil desaparecidos. Les molestan estos grupos que denuncian cómo se violan hoy todavía los derechos humanos".

Morales Miy consideró que la decisión de despintar los pañuelos continúa la "línea" de los gobiernos municipal y nacional, "que ahoga todos los programas sociales, trabaja en función de los grupos más poderosos; en definitiva, ahoga al pueblo argentino".

"Cuando asumió su cargo, lo primero que hizo fue cerrar la Dirección General de Derechos Humanos y la de la Diversidad. Evidentemente las políticas que tienen que ver con derechos humanos y con la defensa de las minorías no le preocupan. No están en su agenda", opinó sobre la gestión del intendente Gustavo Sáenz.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...