Una niña de 10 años cambió de identidad de género

Por Silvia Noviasky

“Vos me tenés que aceptar como soy, soy tu hija, no tu hijo”, esa es la “piña” que dice haber recibido Damián a sus 48 años. Un golpe que es consecuencia de la autoaceptación de Tatiana (nombre ficticio para preservar su privacidad), su hija, que cuando tenía ocho años, con la simpleza y claridad que solo da la infancia, supo elegir las palabras. Es el primer caso de cambio de identidad de género y DNI a los 10 años.
Tatiana se plantó ante la “autoridad paternal” y, según definió su padre, le dio en el medio de la “fe y el machismo”. Luego de esa charla, Damián comenzó a acompañar la transformación de su hija, mientras hacía la propia. 
Desde entonces, pasó de la no aceptación a ser un ferviente protector de los derechos de su hija trans junto a su mujer, Graciela. Ambos la acompañaron hace tres semanas hasta el Registro Civil para que tramitara su cambio de género en el DNI.
Desde que se reglamentó la ley de identidad de género, en el 2012, en la provincia fueron siete los menores de 18 años que pidieron cambiar su género, todos adolescentes. Este es el primer caso de una niña.
Cuando tuvo la partida de nacimiento rectificada en mano, cuentan los padres, ella “no paraba de abrazar a todos”.

Tatiana tiene diez años y es la única hija en común de la pareja, que entre los “tuyos y los míos”, armaron una familia ensamblada de papá, mamá y diez hijos. Damián dice haber respondido a un patrón de “blanco y negro”. Llegar a ese gris que su hija le pedía a fuerza de llantos, no fue fácil para nadie de esta familia de la zona sudeste de Salta capital. 

Proceso difícil

Para Tatiana tampoco fue fácil. A los 6 años le dijo a su mamá “soy gay“, cuando se enteró lo que eso significaba, aunque no se identificó con la imagen de “dos hombres juntos”, y dejó la idea ahí.
La palabra que le sonó a profecía la encontró dos años después, en la academia de baile en la que tomaba clases. Una tarde, una compañera le contó sobre un documental que había visto en el que había una “nena trans”, “un niño que se hacía niña”, lo que provocó la confesión a gritos “eso soy yo!”, acallada luego por un “era broma...”.


“Me puse nerviosa, pensé que me iban a gritar cosas”, recuerda cabizbaja la niña. Desde el principio supo que debía evitar las confesiones, que en muchos casos terminaban en insultos e incluso golpes.
“Yo la veía llorar sentada en el cordón porque los vecinitos le pegaban y la insultaban”, lamentó su papá. 


Además de la determinación de su hija, para Damián, los cambios de los que comenzó a ser testigo fueron una brújula. “Antes era un niño triste, tímido, enojado, no se quería cortar el pelo y renegaba para todo, hoy mirá lo que es”, dice mientras su hija menor entra y sale del comedor para ir agregando detalles a la historia que la tiene como protagonista. 

“Todos juntos”

“No sé por qué hay una fila para varones y otra para nenas, deberíamos estar todos juntos”, lanza con naturalidad para volver su mirada a los dibujitos de la tele. 
El ser pionera en una causa provoca desencuentros, pero también anima a los invisibles, y la causa se puede volver una trinchera donde las confesiones se liberan de los insultos y golpes. 
“Solo un niño me entendió, me dijo ‘yo soy cómo vos’, para mí que era gay, él fue uno de los primeros en decirme Tatiana en los cumpleaños”, dice, y recupera con una sonrisa el recuerdo de ese gesto que para ella era esencial: que la nombraran, que la llamaran por el nombre que sentía suyo.
No todos los compañeros de trinchera tuvieron la misma suerte, ante una nueva confesión. Tatiana aconseja: “Decíselo a tu mamá y papá, ellos me entendieron”. 
Con el apoyo de sus padres, Tatiana se animó a más. Lo que había comenzado como un “juego” en el que ella se ponía polleras, ahora era un tema familiar que había que conversar seriamente ante cada nuevo paso.
“La dejaba usar ropa de mujer en casa”, relata su madre, pero para su hija había llegado el momento de llevar a la calle lo que era puertas adentro. Graciela en un principio se opuso “para protegerla, para que no se le burlen, porque no iban a entender”, justifica.
Pero el día llegó para la procesión del Señor y la Virgen del Milagro. Su madre le hizo una vincha para que disimulara el pelo corto que “la avergonzaba”. 
Las ya típicas miradas inquisidoras no llegaron, así que fue por más y pidió ir así también a la escuela. 
“Las maestras estaban asustadas, pensaban que iba a ir... no sé, con plumas”, cuenta riendo Tatiana; aunque el ánimo rápidamente cambia cuando se le pregunta cómo se sintió al entrar al aula. “Nerviosa y más sola. Siempre me sentí sola”, asegura.

Problemas en la escuela

En la escuela de zona sur a la que asiste nada fue fácil. Ante la insistencia de que la llamaran Tatiana, accedieron las maestras de música y la de arte. Pero no tiene los mejores recuerdos de la de matemáticas. 
Graciela cuenta que el año pasado “la padeció”. Fue a la escuela a firmar innumerables notas. “Hasta me reclamaron que iba despeinada, pero estábamos dejando que se le creciera el pelo”, relató.
Rodeado por los brazos de Tatiana, Damián concluye: “Nuestra satisfacción es verla plena”. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...