Pymes alimentarias resisten los embates de la economía

El Día del Padre pasó para los comercios sin dejar una marca positiva. Así lo confirmó la Cámara Argentina de Mediana Empresas (CAME). Las ventas volvieron a registrar una caída del 6,4% frente a igual fecha del año pasado. Lo llamativo fue que gastronomía fue uno de los sectores que registró un descenso del 0,2% frente a igual fecha del año pasado.

A estos números se suma la realidad que viven las pymes del sector, y que durante principios de mes participaron en Salta de la Feria Alimentaria de Fithep.

Durante ese evento se contó con la participación de representantes de la pequeña y mediana empresa del norte y el centro del país, que buscaron abrir un nuevo mercado de clientes en Salta; además de promover la actualización de la maquinaria destinada a la producción de alimentos. Por ejemplo, estuvo presente Sayos, una empresa destinada a la fabricación de heladeras comerciales, muebles de panadería y negocios gastronómicos. Esta empresa tiene su fábrica en Buenos Aires y realiza ventas a todos el país al cliente final y sin representantes. En la búsqueda de nuevos mercados, Jonathan Biliellia, representante de la firma, destacó que sumó nuevos clientes no solo de Salta sino de provincias vecinas. Realizando un análisis sobre la situación económica de su sector, el empresario destacó que en el sector de panadería aquellos que hacen cosas ricas no pierden compradores. "Hay muy buenos panaderos que saben mantener a sus clientes", aseguró.

En cuanto a los costos de los insumos para la fabricación de sus productos, desde la empresa destacaron que los precios se venían incrementando desde hace al menos 8 años. "Hay que reconocer que el dólar estaba muy atrasado y nos cobraban las diferencias con el dólar paralelo. Hoy nos cobran los insumos al precio que vale", aclaró.

Por otro lado, dijo que espera que la inflación pueda bajar, y que también se reduzcan las cargas impositivas que es lo que está afectando al sector.

Sayos trabaja en la producción de maquinaria, y señalaron que el 80% llega del exterior como las luces LED, el acero y los motores. La empresa tiene 25 empleados y se ubica en la Ciudad de Buenos Aires.

Santa Ana Ingredientes es un emprendimiento que se dedica a la venta de insumos básicos no preelaborados para ser utilizados en heladerías y panaderías. Entre sus productos se destacan las esencias, colorantes y emulsionantes. La empresa tiene 10 años y se ubica en la provincia de Buenos Aires. Héctor Majul, representante de la compañía, destacó que pese a la situación complicada que está viviendo el país siguen tratando de ampliar el mercado.

El empresario destacó que el tipo de cambio es el factor que más mueve al sector en el que actúa, teniendo en cuenta que la mayor parte de los productos son importados. Sin embargo, destacó que las pymes alimenticias logran tener un mejor comportamiento que las primeras marcas, porque son más flexibles.

Otro de los presentes en la feria llegó desde Granadero Baigorria, de Rosario de Santa Fe. Candy SRL se dedica a la producción de materias primas para helados. Sus productos son leche condensada, pulpa de frutas y dulces de leche. Esta empresa cuenta con un preventista en Tucumán, por lo que la muestra en el norte del país facilitó la apertura al mercado de clientes. Daniel Peñas, gerente, destacó que la empresa ya tiene 24 años en el mercado, por lo que considera que están estabilizados y advierten que han sobrellevado distintas crisis como la del 91, cuando recién estaban empezando. La empresa cuenta con 18 empleados y ha logrado mantenerse en acción y buscando nuevos clientes, sin altibajos en el último año.

Martín Nolasco, de BID Argentina, fue uno de los empresarios que trajo a Salta la gran novedad para los locales dedicados a la elaboración y venta de milanesas y snack de pollo. Entre sus productos presentó una máquina que permite el rebozado de las milanesas y precocido de los snack y que puede ser utilizada por un solo operario. La empresa tiene una sede en la ciudad de Pergamino, provincia de Buenos Aires, y cuenta con 50 empleados. Durante la presentación en Salta, Nolasco destacó que se notó un gran interés frente a esta maquinaria. "Esta procesadora es útil para elaboradores independientes, frigoríficos y supermercados, y además permite acelerar el trabajo y los operarios puedan cumplir con otras funciones del comercio", agregó el gerente. Este producto se vende en el país y también se exporta desde hace dos años. BID Argentina no tiene representantes en el norte del país, pero sí realiza ventas a través de internet. En cuanto a productos nuevos, desde Tucumán surgió una empresa de tan solo 8 empleados y que busca mercados para la venta del hummus o puré de garbanzo saborizado. Este producto se ofrece en tres sabores de 350 gramos, y ya se comercializa en una empresa de chacinados en Salta.

Zíngara es una empresa familiar que se dedica a la elaboración de snack clásico. Este emprendimiento tiene 37 empleados, de los cuales 20 están destinados a la producción, y el resto se divide en administración, mantenimiento y logística. Como en la mayoría de los casos anteriores, Zíngara destacó que las empresas vinculadas a la gastronomía son las que mejor sobreviven las crisis.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...