Siguen los éxitos del modelo de sustitución de importaciones: el déficit comercial argentino con China alcanzó un nuevo récord de 4.000 millones de dólares. El modelo vigente hace décadas en la Argentina promueve un creciente déficit comercial con China sin crear oportunidades de negocios para las industrias agroalimentarias. El déficit comercial argentino global, la diferencia entre los bienes importados y exportados por el país a todas las naciones del mundo, fue de US$ 4.691 millones en los primeros cinco meses del presente año versus US$ 1.863 millones en enero - mayo de 2017.

Pero la cuestión es que el déficit comercial más abultado en los cinco primeros meses del año se registró con China, con un saldo negativo de US$ 4.072 millones versus US$ 2.411 millones en enero - mayo de 2017.

Los países de Sudamérica, al especializarse en la producción de minerales, energía y alimentos, cuentan con economías complementarias a la de las naciones asiáticas en general y de China particular, dado que las mismas, gracias a la abundancia de mano de obra, se focalizan en bienes industriales. No es casual que dos de las economías más prósperas de Sudamérica Chile y Perú cuenten con Tratados de Libre Comercio con China para aprovechar, precisamente, los beneficios de la complementareidad.

"China es el principal socio comercial del Mercosur. ¿Podemos prescindir de ese socio? ¿Qué esperamos para relanzar el mecanismo de diálogo entre el Mercosur y China? La última reunión de ese mecanismo se realizó en septiembre de 2004", se quejó el presidente uruguayo Tabaré Vázquez durante la Cumbre de Paraguay. "Pedimos proceder entonces con una mayor integración con China y encontremos fórmulas que, sin lesionar al Mercosur, contemplen a sus Estados parte, porque la integración no es una jaula ni tiene porque serlo", argumentó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...