"Me agarró de los pelos y  arrastró hasta golpearme"

Sigue y no para. Mientras, la impunidad crece. Carlos Ferro Podestá, hijo del exintendente de Gral. Pizarro, sumó otro violento capítulo a su vida. Una nueva denuncia en su contra pasó a formar parte de una larga lista, esta vez por violencia de género. Su expareja, la doctora Dana Segovia, denunció haber sido víctima de la violencia física ejercida por Ferro Podestá el domingo en el interior del Colegio de Abogados de Joaquín V. González. A pesar de tener pedido de restricción de acercamiento por parte de su expareja, una vez más Podestá se burló de las leyes y arremetió sin piedad contra la letrada.

Desde la Fiscalía Penal de Joaquín V. González, a cargo de forma interina del doctor Oscar López Ibarra, solicitaron la detención del sujeto, quien permanece prófugo y tiene pedido de captura internacional. Solicitaron al Juzgado de Garantías interviniente el pedido de detención de Ferro Podestá por "lesiones leves agravadas por el vínculo y violencia de género, amenazas, desobediencia judicial e incumplimiento de los deberes de asistencia familiar" en perjuicio de Dana Segovia.

Hace un mes, Carlos Ferro Podestá fue condenado con 10 meses de prisión condicional por el delito de lesiones en perjuicio del abogado Luis Pablo Ibáñez. Se trata de la única causa que llegó a juicio oral y público en contra del sujeto prófugo de la Justicia, quien tiene en su haber al menos seis causas más por lesiones y daños, abigeato y amenazas, entre otros delitos.

"Lo primero que quiero y necesito es que lo encuentren, sé que todo el personal policial le tiene temor en J. V. González, donde está él, y no le pasará nada mientras siga ahí. Por otra parte, quisiera tener apagado el teléfono todo el día porque me llama todo el tiempo, es algo que no se termina. Me deja mensajes agraviantes e insulta de una manera tremenda, llegó a amenazarme de muerte y dijo que no iba a tener piedad ni por mi hija. Las grabaciones están en la Fiscalía", le dijo a El Tribuno la doctora Segovia.

La letrada expresó que no es la primera vez que el padre de su hija de dos años la maltrata, "lo del domingo fue la gota que rebalsó el vaso. Como se trata del padre de mi hija deje pasar algunas situaciones de violencia, pero esto último fue brutal, el chico del Colegio de Abogados se asustó porque me sacó del lugar de los pelos". La doctora golpeada por el prófugo contempló el papel de padre del violento hombre, dejando crecer una situación de impunidad total en su contra y la de su pequeña hija. Ahora vive custodiada porque está amenazada de muerte por su expareja.

El vínculo

La doctora Segovia mantuvo una relación de noviazgo a la distancia con Ferro Podestá por el tiempo de seis años, aproximadamente, luego llegó el momento de la convivencia, donde quedaron en evidencia las violentas acciones del empresario anteño. "Convivimos casi dos años en Joaquín V. González, nació mi hija y me vine a vivir a Las Lajitas. Me fui de González -separda de Podestá- porque se trata de un hombre muy violento. Además de la última agresión, ya me había agredido físicamente en otras oportunidades. Lo del Colegio de Abogados no lo podía dejar pasar".

Por estas horas Ferro Podestá tiene pedido de captura provincial, nacional e internacional solicitado por la Fiscalía Penal de J. V. González y aceptado por el Juzgado de Garantías interviniente. En junio fue condenado por el juez Sebastián Fucho, de la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán a 10 meses de prisión condicional por agredir a un abogado.

 Otro detenido por la muerte de una chica drogada

Un hombre que era buscado por su presunta relación con la muerte de la adolescente de 16 años que fue ingresada al hospital de la localidad bonaerense de Campana luego de haber consumido cocaína y alcohol se entregó ayer y quedó detenido. El fiscal Matías Ferreiros dijo que el hombre se convirtió en el tercer detenido en torno al caso. 
El funcionario señaló que los indicios apuntan a que Valentina Urbano murió luego de haber consumido cocaína y alcohol, y que los dos hombres detenidos en primera instancia fueron los que la llevaron al hospital. El nuevo sospechoso se llama Darío González, tiene 27 años y es conocido como “el Chapu”. Ernesto Gómez, su abogado, aseguró que su cliente, amigo personal de uno de los primeros detenidos, le dijo que sólo vio a la chica fallecida en dos breves lapsos. Indicó que González iba a ir a pescar con Sergio López, su amigo y otro de los detenidos, pero cambiaron de planes. Según el relato de González, López pasó por su casa acompañado de Héctor Maldonado, también detenido, junto a Valentina y otra jovencita. “Se quedaron cinco minutos y una de las chicas dijo que se tenían que ir”, contó el letrado. González dice que recién volvió a tener noticias de López cerca de las 3 cuando le dijeron que necesitaban ayuda porque una de las chicas se había descompuesto. El hombre aseguró que tardó cerca de dos horas en ir en ayuda de su amigo. 
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...