Juegan, ríen a carcajadas, se hacen bromas y se disparan como proyectiles cuando ven una bolsa con golosinas o una torta para ellos. Son niños y este fin de semana lo pasaron entre regalos y paseos. Desde el sábado a la tarde, distintas organizaciones de vecinos y amigos se convocaron para agasajar a los pequeños.

Una de las fiestas barriales fue la que organizó la Fundación Sentimiento en El Huaico. En la plaza principal del barrio, los chicos pasaron una tarde de juegos y peloteros, acompañados de payasos y sorteos.

En la zona sureste el centro de la fiesta estuvo dado en el Parque de La Familia, donde los chicos pudieron disfrutar de demostraciones de circo y la presentación de la obra teatral "Aladino".

El domingo, las celebraciones comenzaron por casa. Grande o pequeño, los chicos recibieron su regalo y disfrutaron de los momentos de juego antes de salir de paseo.

Los parques urbanos como el Bicentenario, De la Familia y San Martín estuvieron entre los destinos elegidos.

En el parque, San Martín la fiesta comenzó un poco antes del mediodía. Los chicos tuvieron la posibilidad de disfrutar gratis del ascenso en teleférico al cerro San Bernardo, donde disfrutaron de payasos y espectáculos de circo.

La zona de los puestos y la feria de emprendedores se llenó de chicos que, acompañados de sus padres, compartieron tortas, chocolates y los panchos, que para algunos parecían ser el plato más delicioso.

Florencia tiene 8 años y festejó desde el mediodía. Feliz con su regalo en las manos, destacó que los papás le compraron el último libro de Duende Amigo que recorre Salta.

Pero no solo eso, sino que en la primera página del texto, el autor le había hecho una dedicatoria.

Rompiendo con la tradición de levantarse tarde los domingos, la familia salió a pasear y el lugar elegido fue el parque San Martín. Antes de comenzar a hacer la fila para subir a subir al teleférico, se prepararon para el viaje con un par de ricos panchos.

Alicia, mamá de Florencia, había llevado el equipo de mate y un termo con leche caliente para los chicos. "No esperábamos tanto frío, pero igual vamos a disfrutarlo. Pasaremos la tarde en el cerro, todavía no resolvimos si bajamos caminando, por Manuel", dijo la mujer, señalando al pequeño de 2 años que jugaba con el nuevo regalo: un superhéroe todo de negro con un murciélago amarillo en el pecho.

Ariel Corimayo fue otro de los papás que llevó a sus chicos al teleférico. En su caso, sus tres hijos reclamaron que les arme una canchita de fútbol en la casa, pedido que cumplió. Pero no dejó por eso de llevarlos de paseo para terminar el día con la fiesta que se estaba ofreciendo en el Delmi.

Juan tiene una sola hija. Su pequeña prefirió subir al cerro y sacarse fotos con la vista de Salta. Como regalo, eligió ropa y un bar de borcegos con piel. Consultado sobre si aprovecharían la visita de los dinosaurios en el parque del Bicentenario, los padres dijeron que temían por el frío pero la pequeña no dudó en pedir el paseo.

Ayer, desde las 16, los chicos tuvieron la posibilidad de ver el mundo de los dinosaurios en tamaño real. Pese a las bajas temperaturas, que rondaron los 5 grados desde las 14, los niños se acercaron junto a la familia a ver la muestra de prehistoria. Muchos aprovecharon para estrenar patines, rollers, skate y, por supuesto, las infaltables bicicletas, algunas son rueditas de apoyo todavía.

En la zona sur, muchas familias se reunieron en el Centro Cívico Municipal, donde la fiesta comenzó pasadas las 14. Aquellos que no habían comprado sus regalos, aprovecharon las últimas ofertas de los ambulantes.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...