Denuncian que un  chico autista fue  violado en un colegio

La madre de un adolescente que padece el síndrome de Asperger denunció que su hijo fue violado en una escuela técnica Metán, lo que generó honda conmoción en la ciudad del sur de Salta. El escalofriante caso está siendo investigado por la jueza de Menores, Carolina Poma, quien trata de determinar si, efectivamente, lo hechos ocurrieron en el aula como lo relató la progenitora.

"En la Cámara Gesell mi hijo contó todo, que dos de sus compañeros de la escuela técnica abusaron de él en un curso", contó la mujer, cuya identidad se mantiene en reserva para resguardar a la víctima. "Ahora está destruido, no quiere comer, ni salir de la casa y mucho menos ir al colegio, porque tiene miedo", aseguró a El Tribuno, entre sollozos, la madre.

Los puntos de inflexión del caso son la fecha y hora en que el alumno fue abusado sexualmente. También se trata de determinar si hubo testigos de la agresión.

En la denuncia radicada en la Comisaría 30 de Metán, la señora manifestó que todo comenzó el pasado 7 de este mes cuando su hijo le contó que tenía dolores en la zona anal. "Lo hicimos examinar con médicos y se comprobó que fue violado", aseguró la desesperada vecina mentanense. Dijo que ella luchó muchísimo "para tratar de que él esté bien por la enfermedad que padece, pero esto que ha pasado es terrible". En ese sentido la mujer señaló que "con nuestra familia estamos desesperados, destrozados, porque no podemos entender estas cosas".

Contó que el 10 de este mes se presentó en la Policía para realizar la denuncia, pero que hasta la fecha no tiene ninguna repuesta respecto a la situación procesal de los abusadores, quienes ya están identificados. "No entiendo cómo esos chicos depravados siguen libres", se quejó. Sostuvo que su hijo padece el síndrome de Asperger que es uno de los trastornos del autismo. Los que sufren esta enfermedad son personas con una inteligencia normal y a veces, incluso, superior a la media. Presentan un estilo cognitivo particular y habilidades especiales en áreas restringidas.

Trascendió que el fiscal de la causa pidió a la jueza Poma que sean citados como testigos docentes, autoridades educativas y alumnos del establecimiento.

"Todavía no tengo justicia por lo que pasó en la escuela técnica", apuntó la madre. Y agregó: "hablé con los empleados y las autoridades del colegio, pero todos me manifestaron que no creen que mi hijo haya sido abusado ahí". Según la mujer "fue un abuso con acceso carnal y por eso mi hijo está muy mal, con un estado depresivo".

Debido al secreto de sumario nada se sabe de los acusados de abusar al chico. La madre de la víctima aseguró que su hijo los identificó con nombre y apellido. 

Explicó que durante el interrogatorio en la Cámara Gesell el chico relató todo lo sucedido y calificó de dramático el momento que pasó durante esa diligencia judicial. "Se orinó y se ensució entero y eso le sigue pasando por todo lo que le hicieron. Está muy mal psicológicamente", graficó. Dijo que "él es un chico que no se comunica con nadie, es solitario y le cuesta expresar lo que siente. Es como una criatura, indefensa, no se sabe defender y no conoce la maldad".

La madre del adolescente manifestó que su hijo está con tratamiento psicológico y que todo el tiempo permanece encerrado y que se niega a regresar a la escuela.

Lo grave es que la madre del chico asegura que su hijo fue violado en un aula del colegio. "Lo abusaron dos compañeros, dio nombres y contó que una compañera sabe y nunca lo ayudó", comentó la madre. Pese a las dudas que plantearon las autoridades educativas, la mujer insistió en que el chico fue abusado en un aula del colegio. "En la Cámara Gesell contó fue ahí y yo le creo", afirmó.

El caso se debate entre las dudas y certezas 

Las dudas que se plantean en torno a este aberrante caso es si, efectivamente, los hechos ocurrieron en el aula de la escuela técnica de Metán, como denunció la madre el adolescente abusado. Una alta fuente consultada por este medio refirió que, contrariamente a lo que sostiene la progenitora, la víctima no habría aportado datos precisos respecto del lugar donde el chico sufrió el ataque sexual. 
La misma fuente señaló que tampoco hay certeza de la fecha y hora de lo que pasó. En ese sentido las autoridades educativas habrían argumentado que es poco probable que el chico haya sido abusado en la escuela. Habrían señalado que un aula no es un ámbito cerrado que se preste para cometer el hecho de esta magnitud debido a la presencia de docentes, alumnos y celadores. Fernanda Brizuela, la directora del establecimiento, se excusó de referirse al caso con el argumento de que no quiere obstaculizar la investigación judicial.
Sin embargo, de lo que no hay duda es que el alumno con síndrome de Asperger presenta signos evidentes de haber sufrido un abuso sexual con acceso carnal. 

“Es un tema delicado”

La investigación se inició con la intervención de la Fiscalía de Delitos contra la Integración Sexual Nº 2, quien giró la actuaciones a la jueza de Menores Carolina Poma debido a que en el hecho están involucrados personas menores de edad.
“Es un tema muy delicado y lo único que le puedo decir es que se han tomado todas las medidas y que el caso se está en etapa de investigación”, aseguró la magistrada al ser consultada por el El Tribuno. Poma se excusó de dar mayores precisiones al haber establecido el secreto del sumario.
En medio del horror y la incertidumbre en que se debate el caso, la madre del adolescente está convencida de que los hechos ocurrieron en el interior del establecimiento educativo. “Pido que se haga justicia por lo que pasó con mi hijo y para evita que los depravados pueden hacer lo mismo con otras personas”, enfatizó. A su juicio, en la escuela quieren negar lo que pasó. “Como madre siento un dolor muy grande porque mi hijo fue maltratado física y psicológicamente. Es un chico especial y de esto no se va a recuperar nunca más”, concluyó.
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...