Unos mil servidores hacen posible la celebración del Milagro

Recorrieron casi corriendo las galerías de la Catedral, se los pudo identificar porque vestían con chalecos azules. Siempre llevaban algo: alimentos, bolsas con ropa y calzado, flores y novenas. Se los conoce como servidores del Milagro, y son quienes se encargan de mantener todo en orden, adentro y en las afueras del templo. En diálogo con El Tribuno, Leandro Vuistaz, quien también se reconoce como servidor, detalló que desde agosto, entre 800 y 1.000 servidores se encargaron de recibir las donaciones que hicieron llegar tanto las instituciones que visitaron la Catedral como personas particulares. La secretaría del templo es el espacio destinado para recibir las donaciones que por lo general son alimentos no perecederos, ropa y calzado. Hace algunos años, sobre el pasillo lateral de la Catedral se podía ver una canasta, que era tirada por unas cuerdas por las que subían hasta el primer piso del templo las donaciones de los pasantes. Por razones de seguridad, toda la mercadería que se quiera hacer llegar a quienes más lo necesitan son entregadas en el interior del edificio. De manera simbólica, cuando las donaciones son entregadas por instituciones, se hace durante la misa en el altar mayor. 

Vuistaz destacó que las donaciones se clasifican y son los miembros de Cáritas los encargados de compartirlas con las familias necesitadas y a las parroquias que trabajan en zonas más humildes. Las entregas se hacen los segundos viernes de cada mes, y aquellas familias que se encuentren agobiadas y requieren de este tipo de apoyo pueden acercarse a las oficinas de la secretaría de la Catedral e inscribirse. 

Los servidores también realizan tareas de hospitalidad. Este grupo es el encargado de recibir a quienes visitan el templo, guiarlos a las zonas de confesión y darles los folletos de oración. A medida que se acerca el día culmine de la fiesta del Milagro, a las donaciones de alimentos y vestimenta, se suman los claveles y otras flores que llegan como ofrenda para las imágenes. Es un grupo de servidores que mantiene las flores en buen estado, las distribuye en los distintos sectores de la Catedral y separa los claveles que se utilizan para la ornamentación del Señor y la Virgen del Milagro, la Virgen de las Lágrimas y la Cruz Primitiva. 

Desde la Catedral destacaron que los arreglos florales de las imágenes de los patronos y la Virgen de las Lágrimas son realizados desde hace años por las mismas familias de Salta, mientras que en el caso de la Cruz Primitiva queda en manos de los jóvenes servidores del templo. 

La tarea de los servidores de la Catedral se extiende más allá de la peregrinación. Este año, la misa de ación de gracias se realizará mañana 16, y si bien no está aún confirmada la fecha, días después, las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro volverán a sus recámaras. El próximo sábado los servidores serán convocados para realizar la limpieza del templo, como lo hicieron el pasado 6 de septiembre cuando se dio inicio a la novena. 

La ubicación de las imágenes en sus recámaras estará a cargo de los miembros de la Hermandad del Milagro y la Guardia Obrera de la Virgen. 

Vuistaz afirmó que la Hermandad está formada por 80 varones, mayores de 25 años que son los encargados de cargar las imágenes. 

Un mismo número pero de mujeres integra la Guardia Obrera.

 

Mirá aquí el documental de El Tribuno que se centra en la movilización de los peregrinos del Milagro: 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...