¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

15°
12 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Mar Tarres: "Cuando iba al colegio me hacían bullying por mí y por mi papá"

La modelo y comediante salteña estuvo de invitada en el programa "Debo decir" donde contó los estigmas sociales que todavía perduran por la gordura. 
Lunes, 17 de septiembre de 2018 11:56

La comediante y modelo XL salteña Mariana Tarres, conocida como “Mar”, estuvo ayer en el programa “Debo Decir”, que conduce Luis Novaresio, donde habló de los "estigmas sociales" que viven las personas con sobrepeso, los cuales "quedan para toda la vida". 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La comediante y modelo XL salteña Mariana Tarres, conocida como “Mar”, estuvo ayer en el programa “Debo Decir”, que conduce Luis Novaresio, donde habló de los "estigmas sociales" que viven las personas con sobrepeso, los cuales "quedan para toda la vida". 

Nacida en Tartagal y ahora radicada en Córdoba, Tarres contó que “la discriminación se siente en todos lados” y que lamentablemente fue algo que sufrió durante gran parte de su vida. “Cuando bajé de peso y era flaca, pensé que nunca más me iban a discriminar, pero te siguen buscando…”, dijo, y con el toque de humor que la caracteriza, agregó: “No les molesta que yo sea flaca o gorda, les molesta que yo tenga más sexo que ellos”.

Mar, también habló de su padre, quien era “obeso mórbido” y “pesaba 350 kilos”. “Yo tenía 6, 7 años, y mi papá en su motito (que la usaba para movilizarse) me iba a esperar a la puerta de mi colegio, como cualquier tipo normal. Yo era gorda y mi papá era gordo, entonces para mí el bullying era dos veces, porque era burlarse de mí además de mi papá, que era el gordo del circo“, confesó.

Y completó: “Cuando yo salía del colegio me escondía detrás de la garita del portero, y esperaba a que pasaran todos mis compañeros. Veía cómo se reían de mi papá”.

“Me molesta mucho cuando la gente habla de la obesidad y dice que no es una enfermedad. El problema que tiene la obesidad no tiene tanto que ver con la comida sino con las emociones, con las ansiedades que no sabemos canalizar y terminamos refugiándonos en la comida, con el metabolismo”, explicó.

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD