El ingenio San Isidro vuelve a producir  azúcar luego de ocho meses,  con 185 empleados salteños

El ingenio San Isidro reinicia hoy su producción, luego de ocho meses de inactividad y con nuevos dueños.

Ayer, la empresa informó que fueron incorporados 185 trabajadores, todos ellos vecinos del departamento Gemes, que está previsto contratar a otros 140, también salteños, para las actividades rurales, advirtieron que no se trata de reincorporaciones y que "no tomarán más personal del que haga falta para la producción".

De este modo, salieron al cruce de la versión difundida por el sindicalista Mariano Cuenca, quien dijo que habían incorporado a personal tucumano. "Vino hace un mes un equipo de técnicos tucumanos quienes acondicionaron todas las instalaciones; pero son personas que trabajan transitoriamente y que se volverán a Tucumán cuando concluya su trabajo", explicaron los nuevos propietarios Jorge Ferro y Diego Ruiz.

Para hoy a las seis de la mañana se espera la puesta en marcha de la fábrica, que tiene previsto procesar 4.000 toneladas diarias de caña hasta diciembre. Con ese volumen se espera producir 400 toneladas de azúcar y 40 mil litros de alcohol hidratado.

La crisis

Esta reapertura era inimaginable hace nueve meses, cuando la conflictividad gremial que se prolongó con intermitencias durante varios años llevó a los anteriores propietarios, el grupo peruano Gloria, a iniciar un procedimiento de crisis ante el ministerio de Trabajo de la Nación. "Ningún ingenio de estas características puede mantener el equilibrio financiero con 750 empleados y un estado de conflicto permanente, con paros de hasta 80 días en plena zafra", señaló Ruiz.

Amenaza sindical

El ingenio reabre sus puertas con una advertencia: los secretarios del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar San Isidro, Mariano Cuenca y Enrique León informaron a la empresa -ayer, antes de que comenzara a producir- que el martes 25 se realizará un paro por tiempo indeterminado, dispuesto según ellos en una asamblea, por supuestos "graves incumplimientos". Los sindicalistas, que ya no pertenecen a la empresa, denuncian "falta de registración del personal incorporado, toma de mano de obra ajena a la provincia y condiciones de higiene, seguridad y medio ambiente".

La prematura medida de fuerza contrasta con el entusiasmo que se observaba ayer entre las personas que se preparaban para trabajar a partir de hoy y con la expectativa de los que confían que haya nuevas designaciones en los próximos días. Según el grupo Gloria, la crisis del ingenio se precipitó porque los paros "extorsivos" terminaron por obligarlos a aceptar las condiciones sindicales de contratar a mucho más personal que el necesario y de ese modo llevar el costo laboral a cerca del 70% del total.

Gloria pretendía desprenderse de trescientas personas. Ahora hubo cierre, y reapertura con muchos menos empleados.

En el protocolo de crisis, Gloria remarcaba el uso de acciones compulsivas, amenazas a trabajadores que no adhieren a la huelga y bloqueo de las entradas del ingenio con ayuda de personas ajenas al sindicato y a la empresa.

Se produjo lo previsible: al llevar la conflictividad al extremo, lo que se puso en riesgo es la fuente de trabajo.

Cuenca celebró el jueves la reapertura del ingenio como "un logro de los trabajadores" y responsabilizó a "la multinacional" por la crisis.

Ayer, enfrentó a la nueva patronal, a la que antes elogiaba.

La medida de fuerza objeta las designaciones e insiste en la misma metodología antes de que empiece la actividad de la empresa.

 José Coronel, Jorge Rocchia Ferro y Diego Ruiz

Un nuevo estilo de gestión empresaria

La explotación del ingenio estará ahora a cargo de Zadar SA, una sociedad integrada por el Grupo Ruiz, exportadores tucumanos de granos y cítricos, y Los Balcanes SA, de Jorge Alberto Rochia Ferro, propietaria de dos ingenios, una destilería y una compañía bioenergética y administradora de 20.000 hectáreas de cañaverales, todo en la provincia de Tucumán. 
La experiencia de los socios se complementa para que el ingenio produzca y para consolidar y captar mercados en el país y en el exterior.
“Nuestro propósito es generar una actividad rentable y sustentable”, afirmó Diego Ruiz.
Ayer al mediodía, Jorge Ferro y Diego Ruiz almorzaron y conversaron largamente con el nuevo personal jerárquico.
Su intención es mostrar una presencia permanente y comunicación fluida con todo el personal del ingenio.
Los empresarios fueron cautos al hablar de la política sindical, que les preocupa, y del apoyo que esperan del Gobierno provincial. Esperan que el ingenio se recupere y que todo funcione de mutuo acuerdo entre la empresa y el personal.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...