El guardiacárcel denunciado niega las acusaciones de instigar a la violencia

El agente del Servicio Penitenciario Provincial Jorge Martín Solá negó las acusaciones de instigación a la violencia formuladas por la presidenta del centro vecinal 1§ de Mayo y por un miembro de la Federación de Centros Vecinales de la Provincia de Salta (Fe.Ce.Ve.S.). Al mismo tiempo anunció que iniciará accionales legales por "calumnias e injuria" contra Julia Virginia Guzmán y Walter Sebastián Ignes, quienes lo sindicaron como "puntero" político" y de haber iniciado una campaña para desestabilizar a las autoridades de la entidad vecinal de esa barriada, ubicada en la zona norte de la ciudad.

Solá desmintió a Guzmán e Ignes de que no sea un vecino de 1§ de Mayo, y en tal sentido exhibió su documento nacional de identidad, en el que consta que reside en la manzana 328 "B", lote 14, de ese barrio. "Yo soy un vecino de toda la vida, y desde hace años realizo actividades solidarias, fuera de mi horario de trabajo, no solo en mi barrio sino en toda la zona norte, donde mucha gente me conoce", explicó Solá a El Tribuno. Y dijo que "como tal me preocupa el estado de abandono del centro vecinal, que está acéfalo y que desde 2012 no presenta los balances en Personas Jurídicas y corre el riesgo de ser intervenido en cualquier momento".

Gastón Paz, abogado de Solá, confirmó los dichos de su cliente y mostró una cédula de notificación del 21 de septiembre de 2018, a través de la cual el organismo intimó al centro vecinal a presentar los balances de los períodos 2012, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017, además de otras documentaciones. "Yo fui director de Personas Jurídicas durante tres años y ya en 2015 el centro vecinal de 1§ de Mayo debió ser intervenido, pero todo se paró por la intervención del secretario de Gobierno, Manuel Santiago Godoy (h), de quien depende Personas Jurídicas", dijo. Y remarcó: "Lo que pasa es que esta gente trabaja políticamente para el godoicismo, esa es la verdad".

Al respecto, Solá agregó que Ignes y Guzmán son pareja, "y por eso tiran en yunta, no solo por intereses propios del centro vecinal, sino por cuestiones políticas". Respecto a los mensajes que difundió por Facebook instando a la gente a que pida la renuncia de la comisión directiva de la entidad, Solá reconoció que es verdad que lo hizo. "Más allá de mi función como agente penitenciario soy un vecino, y me preocupa la falta de gestión de sus autoridades, pero bajo ningún punto de vista con ese mensaje estoy instigando a la violencia", indicó. También negó que sea un puntero político, como lo definieron Guzmán e Ignes, ni que se haya ofrecido como gestor para conseguir la libertad de familiares de los vecinos que están presos en la unidad carcelaria local.

"Lo que dijo esta gente es una falacia y ahora van a tener que responder ante la Justicia", advirtió Solá. Por último, señaló que desde hace 20 años trabaja en el Servicio Penitenciario y que está adscrito en la Subsecretaría de Asuntos Penitenciario como administrativo. El guardiacárcel atribuyó las acusaciones en su contra por la actividad social que desarrolla en la zona. "El problema surgió por las inundaciones, cuando la gente se molestó con la dirigencia vecinal porque no hizo las gestiones ante la Municipalidad para que haga las obras que reclaman", concluyó.

Acto de violencia

La presidenta del centro vecinal 1º de Mayo denunció ayer a la mañana que personas desconocidas causaron daños en el local donde funciona la entidad. 
Julia Virginia Guzmán declaró en sede policial que intentaron forzar la puerta de acceso y que rompieron un vidrio de la ventana de uno de los salones. Por ese motivo, una patrulla se constituyó en el lugar para constatar los hechos. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...