Les usurparon hasta la vereda y no  pueden ingresar a su propiedad

Hace cinco años una familia espera tener acceso a su propiedad luego de que la Justicia ordenara el desalojo de unos usurpadores.

Sin embargo, aún no pueden ingresar a su propiedad ubicada en el Villa Mercedes, de Rosario de Lerma, porque las veredas y paredes del frente de su casa están atiborradas de plásticos y algunos muebles en malas condiciones dejados por los ocupas.

Marcelo Pineda, yerno de la propietaria, la jubilada Sara Vázquez, reclama a la Municipalidad el retiro del espacio público de estos elementos que obstruyen su domicilio. A la fecha no se retiraron los cartones y plásticos que cubren los enseres abandonados por la familia sindicada como ocupantes ilegales.

Pasaron varios meses y todo sigue igual. Los vecinos también reclaman por la suciedad que invade esta vereda. Son dos frentes de toda una esquina de las calles Destructor Rosales y Fragata Libertad. Ahora allí deambula una persona en situación de calle entrando y saliendo de esta vereda.

El tema es que el Juzgado Civil N´ 8 tenía como objeto garantizar la restitución de la propiedad a su dueña y mediar previamente ante la acción de última instancia de desalojo de principio del año 2018.

La orden se cumplió pero los usurpadores dejaron atrincherados sus muebles en la vereda de esta propiedad.

"La fiscalía y el juzgado que hizo el desalojo en favor nuestro dice que ya cumplió su parte, la propiedad está desocupada, pero esta gente lejos de entender los derechos nuestros, invadió la vereda con plásticos y otros elementos. No podemos ingresar a la casa. Está rodeada de este plástico y otras basuras. Hasta un indigente se metió ahí a pernoctar", relató Pineda a El Tribuno.

Los vecinos también opinan sobre esta situación que termina siendo inseguro para el trajín diario en esta zona. "Antes apoyábamos a la gente que fue desalojada, después la cosa se invirtió, porque en esa vereda no viven, y todavía deambula en su interior, en medio de los plásticos un hombre desconocido", relató una vecina de la zona.

Mientras Pineda espera alguna respuesta de la comuna, exhibe una nota manuscrita a mano alzada de una asesora legal de la comuna de Rosario de Lerma, y con fecha junio de este año, ordena a la Secretaría de Obras Públicas de la misma Municipalidad retirar toda la basura depositada en la vereda de esta propiedad.

"La vía pública es jurisdicción municipal. Si dejan abandonados estos muebles en la vereda no es mi responsabilidad. La fiscalía no tiene injerencia, ya actuó con el desalojo. Aquí nadie quiere ensuciarse las manos, entre tanto, nuestra familia es perjudicada" expresó.

La maestra desalojada

En mayo del año pasado, El Tribuno publicó el sonado caso de la maestra desalojada de este domicilio. Después de la intervención de abogados y la Justicia, se realizó el procedimiento, pero los muebles, lejos de ser llevados por los denunciados como usurpadores, fueron dejados en la vereda cubiertos con un enorme plástico. Pasó poco más de un año y la vereda sigue de la misma forma. La docente y su familia ya no frecuentan esta propiedad, según el relato de los vecinos. Pero los efectos personales quedaron allí. Los vecinos se solidarizaron entonces por la situación de la familia desocupada pero ahora la actitud cambió, ya que advierten el atropello de los ocupas desalojados, en primer término. y de la Municipalidad, en segundo lugar, al dejar tapada e intransitable la vereda de un barrio, obstruyendo el derecho de todos los vecinos a ocupar el espacio público.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...