Sudáfrica ganó con lo justo y será el rival de Inglaterra

Sudáfrica superó este domingo todos los obstáculos de una semifinal trabada contra Gales, sobre el que se impuso por 19 a 16 en Yokohama, para unirse a Inglaterra en la final del Mundial Japón 2019. Los Springboks y la Rosa volverán a estar cara a cara en una final, como sucedió en la edición de Francia 2007.
Hace doce años en el Stade de France los sudafricanos levantaron su segundo título mundial (15-6), doce años después del primero (1995). Los espectadores esperan que esta final sea menos contenida que la anterior y que la semifinal de ayer, donde, eso sí, hubo mucho suspenso.
Los Springboks y los galeses iban empatados 16 a 16 a cinco minutos para el final, cuando el apertura Handré Pollard dio la clasificación a su equipo al anotar un penal a 35 metros de distancia de los postes galeses.
Pollard marcó la diferencia logrando 14 de los 19 puntos (cuatro penales y una conversión) de su selección, aunque por parte sudafricana también destacó la aportación desde el banco, en especial cuando el tercera línea suplente François Louw arañó un balón de manos galesas para colocar a su equipo a treinta metros de la meta del quince europeo.
“Fue un partido verdaderamente angustioso. Habíamos perdido nuestros cuatro últimos partidos contra ellos. Y el duelo habría podido ser para ellos. Los respeto mucho, como a su entrenador. Creo que hemos sido un poco afortunados”, declaró al final del encuentro Rassie Erasmus, el seleccionador sudafricano.
“Estamos en la final del Mundial, pero eso es solo la mitad del camino. Nos encantaría ganar la Copa del Mundo”, añadió Erasmus. “Jugamos contra una Inglaterra con clase pero estamos ahí. Tenemos una oportunidad ahora y podríamos ir hasta el final. Nunca se sabe”, agregó el entrenador de los Springboks.
Los galeses, privados al final de la primera parte, por lesión, de su pilar derecho Tomas Francis (36), y de su wing George North (40), no contaban con los mismos efectivos que Erasmus, quien dejó a seis forwards en el banco.
Su homólogo galés, Warren Gatland, cuyo equipo protagonizó dos remontadas en el partido -de 9-3 a 9-9 (minuto 45); de 16-9 a 16-16 a quince minutos para el final-, se estrelló por segunda vez en una semifinal de la Copa del Mundo al frente de Gales.
El neozelandés dejará de ser seleccionador al término de la competición luego de 12 años en el cargo, marcados por sus cuatro triunfos en el Torneo de las Seis Naciones, pero sin haber logrado meter a Gales en su primera final mundial. Los galeses ya fueron eliminados en semifinales de la Copa del Mundo en 1987 (contra Nueva Zelanda, 49-6) y en 2011 (contra Francia, 9-8).

Día, hora y escenario de la gran final 

Inglaterra y Sudáfrica jugarán la final del Mundial el próximo 2 de noviembre, desde las 6 (hora argentina). La definición será en Yokohama.

Por el tercer puesto

El partido por el tercer y cuarto puesto será entre Nueva Zelanda y Gales; se disputará el 1 de noviembre, desde las 6 (hora argentina), en Tokio.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...