Las comunidades sudamericanas están sometidas a graves problemas estructurales de índole socioeconómica que datan históricamente desde la Conquista, principalmente por los efectos de la redistribución de la riqueza y de otros factores trascendentes. A los mismos, el capitalismo, socialismo y comunismo no les aportaron ciertamente resoluciones más válidas y aceptables que las que soportan actualmente las comunidades de nuestros países.

Dichas corrientes políticas discuten hoy si Bolivia, v. g., sufrió o no un golpe de estado. Algunos analistas internacionales sostienen al respecto que las FFAA de Bolivia no derrocaron a Evo Morales, sino solamente afirman que dejaron de sostenerlo. A ello se suma la información pública de que las organizaciones laborales y la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica Boliviana, aconsejaron al entonces presidente Morales que renunciara, en salvaguarda de la violencia extrema que amenazaba al país.

La embestida muy fuerte de la resistencia boliviana contra la dictadura democrática castro - chavista de Evo Morales, emprendida contra la represión, el fraude, la corrupción, y el narcotráfico obligaron a las FFAA bolivianas a diferencia de las venezolanas, a negarse a reprimir a la población alzada.

En nuestra Argentina, las corrientes conservadoras edificaron el progreso del país con la generación del 80, pero no atendieron suficientemente los mecanismos más consecuentes en pos de una mejor redistribución de la riqueza. Tampoco las subsiguientes conducidas por el radicalismo y el peronismo lo pudieron. Así, hoy el país enfrenta una sumatoria monstruosa de crisis económicas que empobrecieron a todos, con excepción de las clases más pudientes. Pero la Argentina se desindustrializó, decreció su ineducación, proyectando al iniciarse el S.XXI una perspectiva muy crítica y de extremadamente difícil solución, "contrasensu" del país que fue.

Los demás países hermanos se debaten en idéntica y crítica situación social, así Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia, Uruguay y Paraguay la sufren, sin exceptuar al gigantesco Brasil. De esta manera, la resistencia boliviana contra el régimen de Morales se constituye en precedente exitoso para la confrontación, que es lo sostenido por las corrientes representativas del socialismo del S. XXI al respecto. Al respecto, en verdad, no hay propuestas políticas consolidadas, bien sostenidas, si el pueblo decide lo contrario. De esta manera, el objetivo principal de calificar de golpe de estado al hecho boliviano, buscaría restar legitimidad a la reacción popular masivamente habida.

Para ello se tiende a aislar a las posibles nuevas autoridades a surgir, desestabilizar al país, tratando de neutralizar un proceso popular real y legítimo, acusando en cambio al neoliberalismo y al capital de la tragedia. Finalmente, el presente análisis debe alcanzar a la Cumbre Brics que tendrá lugar en Brasil entre el 13 y 14 noviembre 2019, en la que Rusia, China, India, Sud Africa y el país, tratarán varios temas inherentes a sus intereses económicos.

Pero no obstante, debe vislumbrarse la brutal confrontación política que Brasil planteará v. g., por el caso de Venezuela. Maduro mientras tanto negocia y se sostiene con Rusia y China financieramente, y comercian sin inconvenientes con Venezuela, la India y Sudáfrica.

El proceso de la realidad de los bloques multilaterales sigue demostrando que lo que cuenta en definitiva es simplemente el mejor negocio. El resto, derechos humanos, democracia y porvenir digno de un país no cuenta. Brasil se debate hoy en una profunda crisis económica y social y una lucha denodada contra la corrupción y el narcotráfico, como es público y notorio.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...