"No tenía motivos para quitarse la vida, fue un crimen"

"No puedo describir lo que vi porque me produce mucho dolor. Ver a mi hija sentada en el suelo con los brazos abiertos y manchas de sangre en su estómago, muy hinchada, me hizo dar vuelta porque no podía soportar esa escena, ahora están realizando todas las diligencias para determinar qué pudo haberle pasado", expresó Martín Albornoz con muchísima dificultad. El hombre es el padre de Carolina Albornoz, de 27 años, quien fue hallada sin vida el jueves por la tarde en una piecita ubicada en el segundo piso de una casa donde la joven alquilaba.

El hecho ocurrió en el barrio Altos Los Hornos de Campo Santo. La puerta del lugar estaba cerrada, por lo que su padre tuvo que ingresar por la ventana. El padre de la joven no se había podido comunicar al menos en los últimos tres días y fue a verla. La encontró en la punta de la cama, sin vida.

En principio se hacía referencia a un posible suicidio, algo que la familia descartó rotundamente: "Ella no tenía motivo para quitarse la vida, era madre de dos hijos pequeños pero no convivía con nadie. Yo estoy seguro que fue víctima de un crimen". Martín explica que entre las cosas que pudo observar en la habitación había una botella y dos vasos, "vi claramente que sobre la mesa habían dos vasos y una botella de cerveza, ella no estaba sola. Lo único que pido es que se investigue profundamente hasta dar con el responsable", exclamó el dolido padre.

Según la propia familia, Carolina no tenía "buena junta", es decir las personas que la frecuentaban no eran las más aconsejables. "Siempre le pedimos que regresara a casa, que se aleje de todo eso, pero no quería, yo le pagaba el alquiler de esa casa y me hice cargo de mis nietos, ella me visitaba con mucha frecuencia y nunca perdió el cariño hacia nosotros. Es difícil decir pero algunas veces la vimos golpeada, ella no nos contaba nada. Estamos destrozados, ellos son ocho hermanos y trabajé duro para sacarlos adelante, verla como la vi me destrozó el corazón".

A pesar de estas aseveraciones, la Policía a cargo de la investigación no descarta nada, también analiza la posibilidad de un suicidio, esto debido a que se encontró una cuerda alrededor de su cuello, además las manchas que se pueden apreciar podrían no ser de sangre, sino fluidos que emanan de un cuerpo en descomposición. El veredicto final lo determinará la autopsia, cuyos resultados podrían darse a conocer en los próximos días.

Esta posibilidad de un suicidio es negada rotundamente desde el ámbito familiar. "Yo sé lo que vi cuando ingresé al cuarto con el personal policial y mi padre, ella presentaba signos de un gran golpe en el rostro, eso podría haberle ocasionado la muerte, además pude ver manchas de sangre en las paredes como si hubiera querido defenderse, no vi ninguna cuerda o algo que me indique un suicidio", fueron las expresiones de Emilio, uno de los hermanos de la víctima.

De acuerdo al grado de descomposición del cuerpo, podría haber fallecido el pasado lunes 18, día en que fue vista por última vez. Si bien resta esperar los resultados de la autopsia, entre otros elementos de prueba que clarifiquen el panorama de un caso estremecedor, aún los investigadores no descartan nada y en caso de que el cuerpo presente golpes se estaría ante un presunto femicidio.

“Explosión” en el abdomen

Fuentes investigativas del caso señalaron que el cuerpo tendría al menos tres días, estaba en un estado de descomposición importante. “Al parecer le explotó el abdomen y esto pudo haber ocurrido por el tiempo en que estuvo el cuerpo en el lugar, sumado el intenso calor y la droga -pasta base- que habría consumido la joven”, explicó la fuente. Algunas versiones indicaron que la mujer tenía una soga en el cuello, mientras el padre y el hermano de la víctima expresaron no haber observado ningún elemento de ese tipo. 
.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...