Operadores turísticos temen perder vuelos internacionales

El mercado, sobre todo el aeronáutico, siempre responde a medidas que toman los gobiernos, nunca son indiferentes, más si se trata de decisiones que tienen que ver con incremento de impuestos.

La megaley de solidaridad social y reactivación productiva, que fue aprobada en la Cámara de Senadores y publicada en el Boletín Oficial, ya comenzó a generar rechazos por cómo impactará en una de las actividades más rentables que tiene la provincia: el turismo.

Apenas se conoció la noticia del impuesto del 30% para la compra de pasajes y gastos en el exterior, diferentes actores del sector salieron a criticar la medida aduciendo que tendrá un gran impacto negativo y directo para la industria aerocomercial, incluidas las aerolíneas y las agencias de turismo, donde aseguran que el mercado local también se va a resentir.

"Si entendemos que el turismo para ser sustentable debe ser previsible, esto de ninguna manera es una medida que manifieste previsibilidad, donde la gente está con el agua en la cintura", expresó Carlos Eckhardt, presidente de la Cámara de Turismo de Salta.

El empresario local consideró que es "una medida equívoca" porque supuestamente es una decisión para beneficiar al turismo interno, pero asegura que no es tan así.

"Esto es una falacia, habida cuenta de que las compañías aéreas se nutren del ida y vuelta, no se nutren de una pata. Si los números no le cierran, evidentemente, vamos a ir perdiendo lo que tanto nos ha costado y se llama conectividad", afirmó.

Carlos Eckhardt lamentó la pérdida de conectividad con el levantamiento de los vuelos que tenía la línea aérea Amazonas a Chile y Paraguay y de BOa a Santa Cruz de la Sierra. "A eso lo padecemos, realmente no tenemos comunicación. Nosotros entendemos que el mayor éxito de la gestión ha sido la conectividad aérea con 118 frecuencias con riesgo real de perderlas. No podemos pensar ni siquiera que esto es una medida positiva", destacó.

Con esta megaley, afirma el presidente de la Cámara de Turismo, "en principio vamos a tener un veranito" en la provincia, porque "evidentemente" el argentino se va a volcar al mercado local, pero para que haya previsibilidad o sustentabilidad tiene que darse en el tiempo.

"No hay justificación para esto. Primero no es una medida de estímulo, es restrictiva. Segundo, hay un error conceptual donde se intenta justificar esta medida sancionando a una actividad que dicen que es la que genera la migración de las divisas", expresó.

Eckhardt hizo referencia al gasto de divisas y explicó que englobar todo el gasto que se genera en el extranjero en el concepto turismo es un error.

La realidad es que el 75% de los gastos de divisas en el extranjero corresponden a productos y servicios no turísticos, y no a los servicios de turismo que se contratan con las agencias de viajes que representan solo el 25% y que como contrapartida generan puestos de trabajo y flujo de visitantes extranjeros.

"Creo que se debería dialogar con los sectores, informarse sobre los efectos que va a generar y evaluar juntos cuáles son las causas. Sí estuve convencido de que el problema de Argentina no es económico sino político y tiene que ver con este tipo de políticas espasmódicas donde hoy tenemos más de seis tipos de cambio", afirmó.

Para el titular de la Cámara es una "medida arbitraria" porque se sanciona a un sector que es uno de los muy pocos que ha podido dar un buen mensaje. "Es un sector emergente que realmente trabaja desde la formalidad para generar fuente de trabajo genuino y hoy lo ponen en crisis", finalizó.

Vuelos

La aplicación de un cargo extra a las compras de pasajes al exterior podría afectar a las compañías que tienen vuelos internacionales provocando una baja en la demanda de salteños que aprovechen para veranear afuera.

Hoy Salta cuenta con vuelos internacionales a Lima (Perú) y a Panamá y en enero Latam sumará vuelos a la ciudad de Iquique. Recordemos que este año, por la recesión que atraviesa el país, dejaron de volar las empresas BOa y Paranair, que tenían destinos a Santa Cruz de la Sierra y Asunción e Iquique, respectivamente.

El vicepresidente para América de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Peter Cerda, pidió al Gobierno argentino que "no tome medidas que pueden perjudicar el marcado aerocomercial" y que se tomen "un tiempo para trabajar en forma conjunta y encontrar entre todos" la mejor decisión para el país y las compañías.

Según datos de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), los pasajeros internacionales que pasaron por el aeropuerto Martín Miguel de Gemes habían aumentado en un 7% durante este año. Desde enero a noviembre de 2019 se transportaron 72 mil pasajeros, mientras que en el mismo período, pero de 2018, la cantidad fue de 67 mil pasajeros.

El Tribuno consultó sobre este tema a un referente de la industria aerocomercial, como es Gustavo Esusy, que actualmente es gerente comercial de Avianca en Brasil, pero hasta hace unos meses fue gerente regional de Copa Airlines para el Cono Sur y fue uno de los ejecutivos de la aerolínea que vino a la provincia para inaugurar el vuelo Salta-Panamá

"Mi opinión es que esto no colabora en nada con el desarrollo del turismo ni de las rutas aéreas. El tráfico desde Argentina se verá muy afectado con el 30% más. Y para el turismo receptivo Argentina sigue siendo un país caro, con lo cual muchas aerolíneas seguramente se verán obligadas a reducir capacidad", expresó.

Rechazo de la Cámara de Turismo

Piden la eximición del impuesto para potenciar esta industria.

Las agencias de turismo temen perder las salidas de turistas al exterior.

Las empresas de turismo comenzaron a alertar sobre una posible reducción de los vuelos internacionales desde y hacia la Argentina como consecuencia no deseada de la medida. “Si no tengo turismo emisivo para sacar gente del país, no tengo líneas aéreas que estén interesadas en traer turistas del exterior porque se volverían con los aviones vacíos. Esto haría, por ejemplo, que una línea aérea decida eliminar sus rutas a la Argentina porque no le son rentables”, explicó Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT).

La Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt) se expresó a través de un comunicado, antes de que el proyecto se convierta ley, reprobando el impuesto del 30% al turismo.

La organización plantea que las agencias de viajes argentinas y de los medios de transporte que tengan operación en nuestro país estén eximidos de este impuesto, para lograr cuidar el trabajo de miles de argentinos y seguir potenciando una industria que necesita crecer para que la economía del país se reactive.

El documento expresa que las agencias de viajes son el principal canal de comercialización del turismo y un dinamizador fundamental de la economía que brinda trabajo a miles de argentinos. “Incluir a los servicios que prestamos las agencias en el impuesto significa, ni más ni menos, que poner en riesgo esas fuentes de trabajo, cerrar el camino a las oportunidades de crecimiento y de generación de divisas genuinas para el país”, expresa.

La cámara Jurca, que agrupa a las aerolíneas extranjeras, advirtió que la aplicación de un cargo extra a las compras de pasajes aéreos y gastos con tarjeta en el exterior “seguramente” generará un achicamiento de la oferta de las aerolíneas que aterrizan en el aeropuerto de Ezeiza. 

“Puede llevar a cada operador aéreo a reducir el tamaño de las aeronaves o la cantidad de frecuencias, según sea el caso”, señaló la entidad a través de un comunicado. Esta situación, de producirse en Salta, pondría en peligro los dos único vuelos internacionales que le quedan a la provincia a Lima y Panamá. 

“Por ejemplo, la caída de asientos en los vuelos internacionales desde la Argentina del cuarto trimestre del 2019, año contra año, fue de 10,7%”, señaló el comunicado de la cámara. “Este nuevo impuesto seguramente puede llevar a cada operador aéreo a reducir el tamaño de las aeronaves o la cantidad de frecuencias según sea el caso, lo cual impacta directamente en la viabilidad de viajes de turistas extranjeros, la capacidad de bodegas para la exportación y con ello empleos en el país”. 

¿Excepciones?

Dos puntos que quedaron en duda fueron si estarían alcanzados los pasajes de Aerolíneas Argentinas y las operaciones para viajes a ciudades cercanas en países limítrofes.

Un tuit del diputado nacional Luciano Laspina afirmaba que en la votación que se realizó en Diputados se exceptuó del nuevo impuesto de 30% al transporte internacional (aéreo, terrestre y por vía acuática) abonado en pesos y que no tenga impacto cambiario. “Gran noticia para Aerolíneas Argentinas y sus clientes que tendrán una ventaja impositiva enorme. Algo es algo”, tuiteó el legislador.

Tampoco estarán alcanzadas las operaciones para viajes a ciudades cercanas en países limítrofes, a las que muchos trabajadores deben trasladarse todos los días para trabajar y cuya compra se realiza en pesos y sin que sean necesarias transacciones cambiarias.

Por su parte, Bernardo Racedo Aragón, que asumió como coordinador de Planificación y Control de Gestión de la Municipalidad, consideró que la medida puede beneficiar al mercado local. “Creo que el efecto dólar le da una alternativa al país de poder captar turismo internacional que llegue al país”, afirmó el funcionario. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...